Estos serán los trabajos que morirán por la inteligencia artificial

Si eres traductor profesional, intérprete, recepcionista, empleado de una cadena de comida rápida o de un call center, radiólogo, mecánico, inspector industrial o asistente legal (paralegal, en inglés) tu empleo y modo de vida parecen ser de los primeros en verse afectados por el desarrollo de la inteligencia artificial y el aprendizaje de máquinas.

“La inteligencia artificial hoy es comparable con el motor de combustión del automóvil en 1910. El automóvil y el motor de combustión reformularon todas las economías del mundo en el transcurso de tres o cuatro décadas. La inteligencia artificial tiene mayor potencial y por ende mayor riesgo”, explicó en entrevista exclusiva con Expansión Brad Smith, presidente de Microsoft.

El también jefe legal de la firma, y quien ayudó en su momento a Bill Gates y Steve Ballmer a sortear muchas de las demandas de monopolio que Microsoft enfrentó en los noventa, dijo que el reto que tienen México y otras sociedades es que los cambios provocados por la inteligencia artificial serán mucho más acelerados que aquellos generados por el automóvil.

Para hacerlo más claro, Smith utilizó tres fotografías del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. En la primera, se mostraba la edificación en la década de 1920 aún sin terminar, alrededor de esta decenas de carrozas con caballos circulaban por lo que hoy son avenidas como Eje Central y Alameda.

La segunda fotografía mostraba un Palacio de Bellas Artes completamente terminado (alrededor de 1934), en donde las carrozas y los primeros vehículos comenzaba a convivir en las calles de la ciudad de México.

En la tercera fotografía “sólo diez años después, ya no había carrozas con caballos. El caballo perdió su empleo frente al automóvil y sucedió como con todos los cambios tecnológicos, de forma paulatina, hasta que fue totalmente evidente”, comentó Smith.

Pero la pérdida de empleo no solo fue para el caballo, Smith comenta que el automóvil generó disrupción en otros empleos e industrias como establos, criaderos de caballos, veterinarios especializados, empresas de monturas o similares.

“Muchos empleos desaparecieron o dejaron de ser tan relevante porque la demanda por ellos se redujo”, dijo.

Al igual que las carrozas contra que aparecen en los autos en la foto del Palacio de Bellas Artes, la inteligencia artificial ya comenzó a reemplazar o a adquirir conocimientos suficientes para reemplazar algunos empleos.

Hoy, algunos sistemas de reconocimiento del lenguaje humano tienen más de 95% de retención, los sistemas de traducción ya han superado más de un 85% de precisión. La máquinas ya son capaces de interpretar entre edades de seres humanos, razas de perros, estructuras naturales o artificiales o, en algunos casos, detectar ciertos tipos de cáncer con sólo mirar una tomografía en segundos.

Smith dijo que a medida que las máquinas comiencen a mejorar sus habilidades, conforme ganen mejor reconocimiento visual, analítico y toma de decisiones tendrán la capacidad de reemplazar empleos como los radiólogos o incluso reemplazar flotillas completas de conductores de camiones o automóviles de logística y transporte urbano.

Si estos sistemas mejoran aún más su capacidad de interpretación del lenguaje humano, análisis y la toma de decisiones, entonces empleos como los centros de contacto, restaurantes de comida rápida, así como intérpretes o traductores están en riesgo de ser reemplazados por robots, software o aplicaciones en teléfonos inteligentes.

Sin embargo, Smith explicó que habrá algunos empleos que posiblemente no serán reemplazados por la inteligencia artificial, dado el desarrollo de habilidades específicas que difícilmente una máquina podría dominar.

“Maestros, enfermeras, trabajadores sociales o terapeutas, son algunos de los empleos que tiene la posibilidad de verse menos afectados por el desarrollo de la inteligencia artificial en las próximas décadas”, dijo Smith.

El experto de Microsoft dijo que uno de los cambios más urgentes, pero también más complicados para aminorar este impacto es pasar de ser sociedades que crean trabajadores con base en conocimientos a ciudadanos que operan con base en habilidades tanto humanas como técnicas.

Para evitar que la brecha tecnológica continúe ampliándose y por ende el medio a la tecnología y el cambio crezca, Smith dijo que es urgente que México entienda que la electricidad del siglo XXI se llama internet.

“Debemos abordar la brecha de conectividad porque la banda ancha se ha convertido en la electricidad del siglo XXI. Tenemos que llevarlo a las comunidades rurales. Ese es un gran problema en los Estados Unidos. Es un gran problema en México y en muchos otros países, y determinará el futuro de la prosperidad en estos lugares”, afirmó.

Un análisis de la firma de consultoría Ducker Frontier estima que México podría generar casi cinco veces más empleos entre 2018 y 2030, frente al pronóstico actual si el país (empresas, gobierno, sociedad civil y academia) es capaz de aprovechar el máximo potencial de la inteligencia artificial.

Algunos de los sectores más beneficiados para generar empleos de alta calificación (mejor pagados) serían: servicios públicos y de negocios, minería, manufactura y construcción.

“La inteligencia artificial será la tecnología más definitoria de los próximos 30 o 40 años. Pero lo que es emocionante es lo que puede hacer para ayudar a resolver algunos de los mayores desafíos sociales que enfrentamos. Tengo mucho optimismo de que la inteligencia artificial realmente nos permitirá encontrar una cura para el cáncer y nos permitirá buscar nuevas soluciones para la sostenibilidad, el uso del agua y la reducción del carbono y similares”, aseguró Smith.

Fuente: tecreview.tec.mx

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!