Contaminación oceánica: las botellas de plástico estarían siendo llevadas al Atlántico Sur a través de barcos

Un estudio realizado en una isla en el sur del Océano Atlántico mostró que la proporción de botellas en desechos plásticos marinos está creciendo. La mayoría de ellas que cayeron en el Atlántico Sur se hicieron en Asia, y la mitad en China, sin embargo, a juzgar por el tiempo que pasó la basura en el camino hacia el Atlántico, llegó allí con barcos, y no con la corriente. El estudio fue publicado en PNAS.

Las botellas de plástico son un problema ambiental. Cada año, el mundo produce 480 mil millones de botellas de plástico, que en su mayor parte se depositan en vertederos o terminan en ecosistemas. Siendo ligeras y de lenta degradación, las botellas que caen al océano hacen largos viajes, acumulándose en lugares alejados como el Gran Punto de Basura en el Océano Pacífico.

En 1988, la Organización Marítima Internacional de las Naciones Unidas adoptó el Anexo V de MARPOL (de la Contaminación Marítima), el Convenio Internacional para la Prevención de la Contaminación por los Buques, que prohíbe el vertido de residuos plásticos de los barcos en el mar.

Por eso, se cree que la mayoría de los escombros que flotan en los océanos llegan directamente desde tierra. Sin embargo, no hay pruebas suficientes de que los escombros realmente hayan dejado de entrar al mar desde los barcos.

La isla Inaxessible

Peter G. Ryan, de la Universidad de Ciudad del Cabo, y sus colegas realizaron un estudio para descubrir desde dónde llega la basura al océano. Además de las islas flotantes de basura, los desechos, incluidas las botellas, son arrojados al mar en la costa de las islas. Una de ellas es la isla deshabitada de Inaxessible (literalmente “Inaccesible”), que forma parte del archipiélago Tristan da Cunha, ubicado en la parte central del Atlántico Sur.

Debido a la naturaleza de la circulación del agua en la parte del océano donde se encuentra Inaxessible, se transporta mucha basura a su orilla. Los científicos decidieron contar las botellas de plástico como un indicador conveniente de contaminación: las botellas son lo suficientemente grandes y tienen una marca que muestra la fecha y el país de fabricación. Conociendo el tiempo que se tarda en superar la distancia desde el lugar de fabricación, se puede averiguar si la basura navegó a la isla o si llegó en un barco.

El estudio se realizó en dos etapas (en 2009 y 2018), además, los científicos compararon sus datos con los de 1984, y en 2018 monitorearon durante otros 72 días para determinar la tasa de llegada de nueva basura.

En una franja costera con una longitud de 1.1 kilómetros, los científicos contaron 3.515 unidades de basura grande en 2009 y 7.368 en 2018. Estos fueron en su mayoría desechos de barcos: trozos de cable, flotadores de redes, paletas de pescado y más. El recuento de escombros pequeños fue difícil porque a menudo caía entre rocas en la orilla.

Las botellas

De la basura, la categoría más común fueron las botellas, a las que los científicos atribuyeron no solo las botellas en sí, sino también recipientes de plástico para comida, botellas de aerosoles, champús, jabón líquido, detergentes, aceite vegetal, salsas, aceite para máquinas, etc.

En total, este grupo de desechos representó el 29.2% de toda la basura en 2009 y el 34.1% en 2018 (1,093 botellas), lo que hace que las botellas sean la categoría más común de basura en la costa de la Isla. Las estimaciones han demostrado que la proporción de botellas en la basura está creciendo a aproximadamente el 10.7% por año, si se cuenta desde 1984. La mayoría de las botellas, el 87%, resultaron ser recipientes para beber agua y bebidas gaseosas.

La mayoría de las botellas (97.8%) eran de plástico, debido a su flotabilidad y durabilidad. La más antigua resultó ser hecha en 1971 de HDPE (polietileno de alta densidad), pero la mayoría de las botellas son mucho más recientes: el 90% no tenían más de dos años cuando los científicos las descubrieron.

Desde 1984, el lugar de origen de la mayoría de las botellas ha cambiado. En 1984, dos tercios de la basura llegaron a la isla desde Sudamérica, en 2009 Asia la había alcanzado y en 2018 había avanzado mucho: ahora el 75% se producían allí, y principalmente en China. En 2018, la mitad de todas las botellas de la costa de la isla fueron producidas por compañías chinas, el resto fue de The Coca-Cola Company, PepsiCo y otras dos compañías argentinas.

Viajes demasiado rápidos

Los autores del estudio utilizaron el servicio PlasticAdrift para averiguar dónde podría llegar la basura a la Isla Inaxessible. Resultó que las botellas de América del Sur, una vez en aguas costeras, pueden llegar a la isla en un año o dos con corrientes en el Atlántico Sur.

Esto explica las que vienen de Argentina. Pero las botellas chinas no podían llegar a la isla de la misma manera: naturalmente serían traídas por las corrientes del Océano Pacífico e Índico en solo tres a cinco años, pero la mayoría de las botellas no tenían más de dos años.

Los científicos han sugerido que las botellas chinas podrían llegar al Atlántico a esa velocidad desde África, donde China suministra agua embotellada, pero el agua se embotella en contenedores hechos en el acto. Esto significa que las botellas hechas en China ingresan al Atlántico directamente desde barcos que pasan cerca.

Esta conclusión se confirma por el hecho de que entre las nuevas botellas que llegaron a tierra en 72 días en 2018, en la cantidad de 94 piezas, 45 fueron producidas por la compañía china Master Kong. Los autores creen que la principal fuente de botellas es el envío comercial, que creció 4 veces durante el período de 1992 a 2012.

Los autores concluyen que su estudio arroja dudas sobre la idea de que la mayoría de las botellas de plástico van al mar directamente desde tierra, y hablan de la necesidad de medidas urgentes para reducir el vertido ilegal de basura desde barcos. Además, en su opinión, los fabricantes de envases de plástico que contaminan el océano también deben asumir la responsabilidad.

Fuente: nmas1.org

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!