Los chimpancés no se mueven por altruismo

Los chimpancés no son tan bondadosos como se creía hasta ahora. Según asegura un nuevo estudio publicado en Nature Communications, estos grandes simios realizan ciertos comportamientos independientemente de si están ayudando a su compañero o no.

Durante décadas, los científicos han observado en estos animales en libertad actos de cooperación y ayuda entre los que se incluyen el aseo conjunto, la protección durante peleas o la vigilancia y patrulla frente depredadores u otras amenazas. No obstante, un equipo de investigadores, formado por las Universidades de Birmingham, Manchester y St. Andrews, sugiere que las acciones que implican un comportamiento pro-social detectadas en investigaciones anteriores pueden haber sido un subproducto de algunos experimentos que generaron una apariencia de ayuda.

En este nuevo trabajo, para analizar sus conductas, se utilizaron 13 ejemplares del Santuario de Chimpancés de Ngamba Island, en Uganda, entre los que no había ninguna relación de parentesco. En los diferentes experimentos, los individuos tuvieron que determinar si le proporcionarían a un compañero acceso o no a alimentos mediante la manipulación de unas cajas con cacahuetes.

Es importante destacar que no hubo diferencias, los científicos aseguran que no encontraron ninguna evidencia de que estos primates tuvieran una tendencia a ayudar a los demás si esto no les producía ningún beneficio a cambio. Uno de los experimentos consistía en entrenar a los chimpancés para que aprendieran de forma individual el impacto positivo o negativo de sus acciones sobre sus compañeros.

Este conocimiento adicional tampoco condujo a ningún aumento de la facilitación del acceso al alimento para otro chimpancé. “Los resultados de estos experimentos demuestran que los chimpancés no actuaron de una manera que generase beneficios para los demás en una tarea donde no había ningún beneficio para ellos mismos”, explica el científico Claudio Tennie, de la Universidad de Birmingham. “Incluso después de demostrar que comprendían las consecuencias de sus acciones permanecieron indiferentes a las consecuencias que sus actos pueden tener en los demás”, añade.

Según esta investigación, los seres humanos son los únicos que han conseguido evolucionar sus habilidades sociales y su empatía hacía el prójimo. “La evolución del comportamiento social, y lo que lleva a las personas a actuar de manera altruista, es un área importante y activa de debate. Si este estudio es cierto, significaría que el comportamiento pro-social se ha desarrollado muy tarde en la evolución, después de nuestra separación de los otros simios”, plantea el investigador Keith Jensen, de la Universidad de Manchester.

Fuente: elmundo.es

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!