La NASA vio nacer una pequeña isla en directo y ahora la ha visitado

Hacia finales de diciembre de 2014, investigadores de la NASA se dieron cuenta de que los satélites estaban detectando una columna volcánica cerca de Tonga, en el Océano Pacífico. A finales de enero de 2015, la erupción había terminado y nuevas tierras se extendían entre dos islas más antiguas, llamadas Hunga Tonga y Hunga Ha’apai. Esta tercera pequeña isla empezó a conocerse de manera no oficial como Hunga Tonga-Hunga Ha’apai.

Ahora la NASA la ha visitado.

Hunga Tonga-Hunga Ha’apai

Dan Slayback, un científico de la NASA centrado en el uso de datos de sensores remotos, observó cómo se desarrollaba la nueva isla y comenzó a programar una manera de ver la nueva tierra en persona. Y en octubre, junto a un equipo de científicos, llegó hasta ella.

La isla es una extraña superviviente, pues la mayoría de las islas recién nacidas desaparecen en solo un par de meses. Pero un análisis realizado en 2017 por la NASA modificó la esperanza de vida de la isla entre 6 y 30 años.

La información que el equipo reunió en el terreno debería ayudar a los científicos a perfeccionar el modelo que utilizan para convertir imágenes satelitales a alturas terrestres.

Slayback también recolectó muestras de rocas con el permiso de un representante de Tonga, y el investigador dijo que espera que los datos recopilados durante el viaje ayuden a los científicos a comprender cuánto tiempo puede sobrevivir la isla.

La isla también es objeto de estudio por parte de la NASA, ya que considera que su desarrollo podría ser similar a los procesos geológicos que habrían sucedido en el planeta Marte.

Fuente: xatakaciencia.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!