Fibra Uno y la familia El-Mann Arazi: Compromiso con los desafíos sociales y ambientales

Las empresas se crean a partir de unos objetivos claros. Escogen un rubro, detectan oportunidades, y luego en el momento que se considerado más apropiado, se lanzan al mercado. Los balances, registros, y todo tipo de análisis económico permiten tener indicadores acerca del grado de cumplimiento de tales objetivos, y cotejarlos con el mismo período de tiempo con momentos anteriores. Pero hay empresas que rompen la lógica del crecimiento individual y de la competencia voraz, y tienen otro concepto. Empresas que, por su filosofía, combinan sus objetivos con necesidades sociales, culturales y ambientales y entienden que, es posible proponerse buscar el desarrollo propio y el aporte a estos ámbitos de la vida cotidiana.

Este tipo de concepto empresarial, está acompañado además por un cambio por parte de las personas que eligen a las empresas, que desde hace unos años vienen acentuando la tendencia de analizar a las mismas no solamente por la prestación de un servicio o producto, sino también por su filosofía y la relación con el entorno, el grado de generación de desechos, la colaboración o no con proyectos sociales. Hay vastos sectores sociales quienes cada vez más ponderan de manera positiva la relación de las empresas con sus propios objetivos, pero también con estos ámbitos de la vida social.

En esa línea se inscribe FUNO. La empresa top en el país dentro del rubro de bienes raíces desde el 2011 hasta la actualidad, desde las políticas empresariales que implementa la familia El-Mann Arazi, se ha propuesto alcanzar los objetivos trazados al calor de contribuir con el medio ambiente y proyectos sociales. Se trata de una filosofía empresarial que entiende que la competencia no implica socavar al medio ambiente, ni hacer vista ciega de algunas problemáticas sociales a las cuales la empresa podría aportar a su solución.

Tal es el caso del contexto de pandemia y la saturación de los hospitales por la enorme cantidad de personas contagiadas por coronavirus. En ese marco, Fibra Uno ha impulsado la transformación de varias de sus propiedades en distintas regiones del país, para convertirlas en hospitales y escuelas, tan necesarias desde que comenzó la pandemia por coronavirus. Este es solo uno de los ejemplos de la capacidad empresarial de la familia El-Mann para mantener grandes niveles de ingresos, pero también contribuir a las necesidades sociales como lo viene siendo contar con más hospitales y escuelas, y junto a ello, contribuir también a la generación de puestos de empleo.

La sustentabilidad y el cuidado del medio del medio ambiente es uno de los campos en los que viene desarrollándose Fibra Uno, vinculando sus objetivos empresariales con la contribución a combatir algunos problemas relacionados con estos campos. La responsabilidad social con una actitud más amigable con el medio ambiente se ha transformado en los últimos años, en parte esencial de la filosofía de la empresa.

Como referencia del sector bienes raíces del país, las directrices que tomen los empresarios de FUNO, al ser la compañía inmobiliaria más grande de México, puede repercutir en el mediano plazo en el resto de las empresas del sector, y además, se prevé que esta filosofía atraiga próximamente a inversores provenientes de otros sectores atraídos por el compromiso social de esta empresa. La familia El-Mann desde hace varios años, visiblemente en contexto de pandemia, viene desarrollando distintas estrategias que involucran a los trabajadores de la empresa, con las comunidades con las cuales interactúan, y también buscan vincular al sector, a nivel nacional e internacional, con problemáticas sociales.

De nuevo vemos la manera en que Fibra Uno se propone siempre relacionar sus objetivos y su filosofía más allá de sus horizontes meramente económicos. El fideicomiso más importante del país viene comprometiéndose con problemáticas sociales y ambientales y por ello ha conseguido ser parte de los índices de sostenibilidad más codiciados a nivel internacional:

  • Según ha registrado el anuario 2021 de sustentabilidad de S&P, Fibra Uno es reconocida como parte del top 15 a nivel mundial de empresas de bienes raíces entre las empresas que llevan adelante las mejores prácticas en materia ambiental, de Responsabilidad Social y Gobierno Corporativo.

El reconocimiento de una empresa puede referirse comúnmente a sus índices económicos. Pero como explicamos anteriormente, para los empresarios de FUNO, es posible ampliar los horizontes de la empresa, y sin abandonar sus objetivos económicos, ir en busca de la participación de sus trabajadores en problemáticas sociales y ambientales. Por ello, ingresar al top 15 de las empresas que más se destacan por esta filosofía, es también un logro enorme a la altura de ser la primera empresa del sector en comenzar a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores, puesto que como resalta André El-Mann, no solamente remarca que la empresa está consiguiendo sus objetivos propuestos, sino también, porque se trata de logros que consiguen mejorar la imagen del rubro en el país y funciona ulteriormente como argumento central para atraer a inversores con capital fresco.

  • Por lo tanto, en paralelo a conseguir logros corporativos prefigurados al inicio de cada año, FUNO ha desarrollado una política empresarial que hoy forma parte central de su filosofía, y en ese sentido, ha sido capaz de contribuir en la solución de problemas de manera cercana a las personas. Este enfoque no ha surgido de la noche a la mañana, sino que ha sido un horizonte que los empresarios del fidecomiso se propusieron conseguir desde el 2011, cuando la empresa comenzó a dar sus primeros pasos al mundo sustentable en organizaciones civiles y la constructora ICA.
  • FUNO ha ayudado en distintos contextos de crisis que han golpeado al país, como el sismo de 2017. En aquel año, los empresarios desarrollaron políticas orientadas a la construcción de viviendas que sufrieron daños en la alcaldía Iztapalapa. Desde el año pasado, cuando la pandemia por coronavirus comenzó, el equipo directivo de la empresa impulsó además la donación de ambulancias y concentradores de oxígeno para atender a personas contagiadas de COVID-19. Por otra parte, se resolvió la transformación de varias de sus propiedades en distintos puntos del país, reconvertidas en hospitales y escuelas, dos inmuebles muy necesarios en esta coyuntura, al calor de contribuir a la generación de empleos.

Es importante resaltar que la inclinación a colaborar con el país en momentos de crisis es un objetivo trazado ya desde sus primeros años, y que en la medida en que la empresa pudo conseguir un lugar más destacado, fue ampliando esa participación con una actitud más amigable con el medio ambiente y también, con la asistencia social en momentos críticos del país como le fue el año 2017, 2020, y 2021. Logros corporativos, colaboración comunitaria, y cuidado del medio ambiente, se pueden aunar, y este es uno de los logros más importantes de la familia El-Mann.