Algunos pájaros cantan igual hace cientos de miles de años

Los pájaros del sol de África Oriental han mantenido casi sin cambios sus cantos durante más de 500.000 años, y quizás hasta un millón de años, según concluye un equipo de biólogos.

Este es el motivo de que las canciones de estos pájaros sean casi indistinguibles de las de los familiares de los que han estado separados durante mucho tiempo, explican los investigadores, de la Universidad de California Berkeley y la Universidad Estatal de Missouri en Springfield.

La naturaleza asombrosamente estática de sus cantos puede deberse a la falta de cambios en los entornos de estas aves, que son bosques de montaña estables, las llamadas islas del cielo, aisladas de otras poblaciones de islas del cielo de la misma especie o especies similares durante decenas de miles a Millones de años. La coloración de las plumas de las aves también ha cambiado poco, lo que hace que su plumaje sea casi indistinguible entre sí, aunque algunas son especies separadas, pero estrechamente relacionadas.

«Si aíslas a los humanos, sus dialectos cambian con bastante frecuencia; puedes saber después de un tiempo de dónde viene alguien. Y la canción se ha interpretado de la misma manera», dijo en un comunicado el autor principal Rauri Bowie, profesor de biología integradora de UC Berkeley y curador en el Museo de Zoología de Vertebrados del campus. «Lo que muestra nuestro artículo es que no es necesariamente el caso de las aves. Incluso en rasgos que deberían ser cambiantes, como el canto o el plumaje, puedes tener largos períodos de inmovilidad».

Bowie dijo que la idea de que el canto de los pájaros cambia fácilmente probablemente surgió de los estudios de las aves del hemisferio norte, que se han enfrentado a condiciones ambientales cambiantes repetidamente, con glaciares que van y vienen durante las últimas decenas de miles de años. Los entornos cambiantes provocan cambios en el plumaje, el canto de las aves, el comportamiento de apareamiento y mucho más.

Pero los entornos de las cimas de las montañas en los trópicos, particularmente en el este de África, desde el monte Kenia hasta el monte Kilimanjaro en Tanzania al sur a través de Malawi hasta Mozambique, han visto pocos cambios geológicos durante el mismo período de tiempo. Por lo tanto, las aves que estudiaron los investigadores, linajes de los pájaros del sol de doble collar del género Cinnyris, no tenían ímpetu para alterar ni su colorido plumaje ni sus cantos a menudo intrincados.

«Para las señales sociales como el canto o los colores brillantes del plumaje, para tomar otro ejemplo en las aves, los biólogos evolutivos se han centrado mucho en cómo las señales parecen poder evolucionar rápidamente y en direcciones bastante aleatorias», dijo el primer autor Jay McEntee, profesor asistente de biología en el estado de Missouri. «El resultado de nuestro trabajo, que puede haber largos períodos sin muchos cambios para la canción aprendida, sugiere que deberíamos preguntarnos qué fuerzas pueden limitar estas señales sociales a lo largo del tiempo, además de preguntar qué fuerzas provocan cambios».

Según Bowie, los biólogos reconocen dos tipos de barreras al apareamiento que tienden a generar nuevas especies de animales. Las barreras previas al apareamiento son señales que impiden que un individuo se aparee con otro. En las aves, esto podría deberse a que no canta la canción correcta o no se ve igual que la otra ave, pero si las dos se aparean, podrían producir descendencia. Las barreras posteriores al apareamiento son incompatibilidades reproductivas mecánicas reales, de modo que no producen descendencia, incluso si se aparean.

«Se cree que el canto es una de las barreras de aislamiento más importantes antes del apareamiento, una de las formas clave en que las aves se distinguen entre sí», dijo. «Que un rasgo aprendido pueda permanecer estático durante cientos o miles de años es simplemente notable, un descubrimiento que refleja cuánto tiene que ofrecer el estudio de campo de los sistemas tropicales a la comunidad científica y al observador curioso».

McEntee, Bowie y sus colegas en África, Europa y Estados Unidos publicaron sus hallazgos en noviembre pasado en la revista Proceedings of the Royal Society B.

Los pájaros del sol son los grupos de aves más diversos y coloridos de África y Asia, llenando un nicho (bebiendo néctar) ocupado por los colibríes en las Américas, aunque no están relacionados con los colibríes. Muchos tienen picos curvos que les permiten sumergirse profundamente en las flores curvadas.

Fuente: europapress.es