La luz azul desactiva a una de las superbacterias más peligrosas

Las superbacterias son cepas de bacterias resistentes a varios tipos de antibióticos. Pueden mutar su ADN para hacerse resistentes a los fármacos más potentes.

Una de estas superbacterias es el estafilococo aureus resisntente a la metacilina (MRSA), una cepa de la bacteria estafilococo aureus que se ha vuelto resistente a varios antibióticos, primero a la penicilina en 1947, y luego a la meticilina.

Ampliamente distribuida por todo el mundo, esta cepa produce una amplia gama de enfermedades y es la principal causante de las infecciones contraídas en los centros de salud y hospitales.

Aunque la mayoría de las infecciones por SARM no son graves, algunas pueden poner en peligro la vida, lo que a veces da como resultado la amputación del apéndice infectado.

Debido a su resistencia a los antibióticos, MRSA muy difícil de combatir. Pero un nuevo descubrimiento ha permitido desactivarla. El nuevo tratamiento se basa en la terapia de luz.

Investigadores de la Universidad de Purdue y de la Universidad de Boston han descubierto que exponer esa bacteria a la luz azul puede dejarla indefensa incluso contra antisépticos tan leves como el agua oxigenada. Los resultados se publican en la revista Advanced Science.

“Esta nueva herramienta puede tratar cualquier herida superficial infectada con MRSA, que generalmente es muy difícil de tratar”, explica Mohamed Seleem, profesor de microbiología en el Colegio de Medicina Veterinaria de Purdue, en un comunicado. “El dispositivo en sí es muy pequeño y fácil de usar. Esperamos que en los próximos años, cualquiera pueda llevarlo en su bolsillo”, añade.

Fotoblanqueo

Algunas bacterias, incluyendo ciertas cepas de estafilococos, producen pigmentos. Estos pigmentos están asociados con la capacidad del organismo para dañar al huésped, y si se sabe cómo reducir el pigmento, entonces podría reducir la actividad del organismo en el cuerpo. Esta práctica se conoce como fotoblanqueo y consiste en la destrucción fotoquímica del componente de una molécula que hace que ésta sea fluorescente.

“Cuando se blanquea algo en la lavadora, se extrae el color con productos químicos. Lo que estamos haciendo aquí es similar, pero estamos usando luz azul “, añade Seleem.

Después de lograr resultados prometedores in vitro, los investigadores expusieron ratones con heridas infectadas con MRSA a diferentes longitudes de onda de la luz.

Las infecciones respondieron especialmente bien a la luz azul, y combinadas con un peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) de baja concentración, se redujeron significativamente.

Terapias de luz

No es la primera vez que se aprecian los efectos beneficiosos de la luz para determinados tratamientos, aunque a un nivel más complejo: no sólo puede favorecer la creatividad o la motivación, sino también reforzar algunos tratamientos médicos.

Estudios previos han determinado la influencia de la luz en el metabolismo, la secreción de hormonas, el rendimiento cognitivo y en los estados de ánimo.

Incluso, según explica en la revista Nature, la luz es capaz de restablecer la actividad eléctrica del cerebro, un descubrimiento especialmente útil para el tratamiento del Alzheimer.

Fuente: tendencias21.net

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!