Este dispositivo obtiene imágenes en 3D a partir de radiografías

Para obtener una imagen en 3D del interior del cuerpo humano usualmente se utilizan múltiples radiografías de un individuo en distintos planos para posteriormente reconstruir la imagen completa. Sin embargo, un equipo de investigadores valencianos ha patentado un sistema que obtiene imágenes 3D a partir de una única imagen radiográfica.

El objetivo de los investigadores es que este sistema se aplique a los dispositivos que disponen actualmente los hospitales para realizar radiografías, ya que permite obtener medidas precisas del interior del cuerpo humano sin la necesidad de hacer una Tomografía Axial Computarizada, comúnmente llamada TAC.

“En algunos casos lo único que quiere el médico es una medición precisa de un hueso, de una desviación, de una contractura… y esto actualmente solo se puede hacer con un TAC”, explica a TecnoXplora uno de los responsables del proyecto, el investigador del CSIC Francisco Javier Albiol.

El problema es que un TAC supone aplicar una dosis considerable de radiación al paciente, ya que es necesario realizar múltiples radiografías para luego reconstruir la imagen completa en 3D. Según explica Albiol, en la actualidad hay “una necesidad de reducir las pruebas diagnósticas de TAC, porque hay un porcentaje relativamente alto de sobrepruebas”.

Así que la idea que ha desarrollado este investigador y su equipo es “utilizar la información que se puede obtener con cámaras 3D e incorporarla a la radiografía”, explica Albiol. “Nosotros lo que hemos hecho es combinar tecnologías para obtener un nuevo tipo de imagen que contiene una información tridimensional que no se podría obtener de la forma tradicional de una radiografía”, concluye este investigador.

El dispositivo, que ha sido desarrollado por un equipo de investigadores del Instituto de Física Corpuscular y la Universitat Politècnica de València, reconstruye el cuerpo del paciente a partir de una imagen bidimensional mediante técnicas de captación del movimiento usadas en realidad aumentada. Dicha reconstrucción está basada en una técnica conocida como geometría proyectiva, que permite establecer correspondencias entre dos imágenes, como sucede en el caso de la visión estereoscópica.

Aunque este dispositivo no elimina la necesidad de los TAC, sí que puede reducir el uso de esta técnica de diagnóstico a casos más concretos. Además, entre los puntos positivos está el hecho de que el dispositivo desarrollado por estos investigadores se puede incorporar con facilidad a máquinas antiguas. “Es muy complicado tener un TAC en muchos centros médicos, sin embargo, el aparato de rayos X es algo que está en casi cualquier sitio, y es muy sencillo incorporar nuestro dispositivo a estos aparatos y actualizarlos”, explica Albiol.

Una vez el dispositivo ha sido desarrollado y probado con éxito, para que empiece a utilizarse debe recibir la certificación que es necesaria para cualquier aparto de uso médico. “Estamos en contacto con una empresa que es la que está realizando el esfuerzo económico que requiere la certificación, con el objetivo de sacar nuestro dispositivo al mercado lo antes posible”, asegura este investigador. Habrá que esperar un poco más para poder ver el interior de nuestro cuerpo en 3D a partir de una simple radiografía.

Fuente: tecnoxplora.com

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!