Por primera vez un humano entra en hibernación artificial

El proceso es conocido como preservación y reanimación de emergencia (EPR), y consiste en enfriar rápidamente el cuerpo a unos 10 grados Celsius al reemplazar la sangre del paciente con solución salina fría.

La hibernación es un estado de letargo. Cuando la temperatura es baja o las condiciones atmosféricas son peligrosas, algunos animales disminuyen su frecuencia cardíaca y respiratoria para conservar la energía corporal.

Para el caso de los humanos, la suspensión artificial solo sucede en clásicos de ciencia ficción como Alien (1979), de Ridley Scott, o Interstellar, de Christopher Nolan, y sus complejas “cámaras de hiper sueño” para soportar largos viajes por el espacio exterior.

Lo que lograron esta semana los científicos del Hospital de la Universidad de Maryland (Estados Unidos) es similar, pero no involucra viajes espaciales. El pasado jueves anunciaron que por primera vez una paciente fue puesta en estado de “hibernación artificial”.

El proceso es conocido como preservación y reanimación de emergencia (EPR), y consiste en enfriar rápidamente el cuerpo a unos 10 grados Celsius al reemplazar la sangre del paciente con solución salina fría. Funciona así: a una temperatura corporal normal de aproximadamente 37° C, sus células necesitan un suministro regular de oxígeno para continuar funcionando.

Cinco minutos de privación de oxígeno son suficientes para causar daño cerebral irreparable, pero el enfriamiento del cuerpo ralentiza o detiene la actividad metabólica en las células, detiene el corazón y preserva los tejidos. El objetivo es ganar tiempo para una cirugía de emergencia con pérdida severa de sangre y paro cardíaco. Una vez se atiende la emergencia, se calientan y se “resucitan”.

Hasta el momento los médicos no han anunciado si la paciente fue operada con éxito, lo que ha abierto algunos interrogantes sobre un posible caso de experimentación en humanos.

Como es la primera vez, nadie sabe cuánto tiempo durará en ese estado sin un riesgo para su salud. Según la revista N+1, la hibernación ya se había probado en otros mamíferos. La sangre de los animales fue reemplazada por solución salina a una temperatura de entre 10° y 15°. Incluso el cerebro se detuvo en algunos casos. Luego de una intervención quirúrgica, a los animales se les devolvió su sangre. Según un experimento de 2016 de la Universidad de Maryland, los cerdos pueden sobrevivir tres horas de hibernación y volver a una vida normal.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) les dio permiso a esa universidad y a algunos médicos para realizar esta experimentación, pero quienes la necesitan suelen ser pacientes en estados al borde de la muerte, por lo que no pueden firmar consentimientos informados. A su vez, si la sangre de un paciente gravemente herido deja de circular, su cerebro no recibe oxígeno y queda dañado permanentemente en apenas cinco minutos.

Lo que sí puede suceder, según The Guardian, es que las células de los pacientes pueden dañarse a medida que se calientan después de la cirugía. “Quiero dejar en claro que no estamos tratando de enviar personas a Saturno”, dijo Samuel Tisherman, uno de los investigadores principales a la revista científica New Scientist. “Estamos tratando de ganar más tiempo para salvar vidas”.

En cuanto a la “suspensión animada” para viajes interestelares, la NASA dice que aún es una opción lejana, pero que sí está investigando cómo aletargar el metabolismo de sus astronautas durante períodos prolongados.

Fuente. elespectador.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!