Nuevo modelo alerta con 24 horas de tormentas de electrones ‘asesinos’

Un nuevo modelo de clima espacial, primero de su tipo, predice con 24 horas de margen tormentas de partículas de alta energía que atacan a satélites en el cinturón de radiación exterior de la Tierra.

Un artículo publicado recientemente en la revista Space Weather detalla cómo el modelo puede dar una advertencia de un día antes de una tormenta espacial de electrones de ultra alta velocidad, a menudo conocidos como electrones “asesinos” debido al daño que pueden hacer para naves espaciales tales como satélites de navegación, comunicaciones y de seguimiento del clima. Esta es la primera vez que los investigadores han predicho con éxito esos electrones asesinos en toda la región del cinturón exterior.

“La creciente dependencia de la sociedad en las infraestructuras de tecnología moderna nos hace especialmente vulnerables a las amenazas del clima espacial”, dijo Yue Chen, científico espacial del Los Alamos National Laboratory (LANL) y autor principal del estudio.

“Si nuestro GPS o nuestros satélites de comunicaciones fallan, podría tener un impacto negativo de gran alcance en todo, desde viajes en avión hasta transacciones bancarias. Por lo tanto, poder predecir con precisión el clima espacial ha sido una meta durante mucho tiempo. Este modelo es un paso firme. hacia poder hacer eso”, añadió en un comunicado.

En el ecuador de la Tierra, el cinturón de radiación exterior, también llamado cinturón exterior de Van Allen, comienza aproximadamente 12.000 kilómetros sobre la Tierra y termina más allá de los 45.000 kilómetros. Los electrones de alta energía y alta velocidad dentro de este cinturón son conocidos por su alta variabilidad, especialmente durante las tormentas solares, cuando las nuevas partículas del sol ingresan en el entorno espacial de la Tierra, lo que las hace extremadamente difíciles de predecir.

Este modelo adopta el enfoque único de conectar los puntos entre la población de electrones asesinos y las mediciones realizadas por un satélite de órbita ecuatorial geosincrónica del LANL, así como un satélite de la NOAA en órbita terrestre baja dentro de un período de año y medio. Al establecer una correlación entre los electrones y las mediciones satelitales en la órbita baja de la Tierra, Chen y sus colegas pudieron identificar los disparadores informativos necesarios para las predicciones y desarrollar un modelo confiable para predecir los cambios de los electrones de alta energía dentro del cinturón externo.

“Estamos muy entusiasmados con el potencial para futuras mejoras de este modelo”, dijo Chen. “Mientras más investigación y refinamientos hagamos, mayor será el potencial para que tengamos pronósticos más confiables con un tiempo de advertencia más prolongado antes de la llegada de nuevos electrones asesinos”.

Fuente: EP

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!