Los científicos descubren una estructura de la edad de hielo hecha de huesos de 60 mamuts

En Rusia se descubrió una estructura inusualmente grande de la última edad de hielo construida a partir de los huesos de docenas de mamuts lanudos. Se remonta a unos 25.000 años, es la estructura más antigua conocida de su tipo, pero su propósito no está del todo claro.

Las estructuras circulares hechas de huesos de mamut son sorprendentemente comunes en el registro arqueológico, datan de hace unos 22.000 años y aparecen en gran parte de la edad de hielo del este de Europa. Los científicos que trabajan en el sitio Kostenki 11, ubicado al lado del río Don cerca de la ciudad rusa de Voronezh, han encontrado el más grande hasta ahora: una estructura de 12.5 metros de ancho hecha de cientos de huesos de mamut lanudo. Hablamos de una antigüedad de 25.000 años, lo que la convierte en la estructura ósea de mamut más antigua del mundo. Los detalles de este notable descubrimiento se publicaron hoy en Antiquity.

Estas estructuras generalmente están rodeadas por una serie de fosas grandes, cuyo propósito no se conoce. Es posible que los pozos fueran un lugar para almacenar alimentos o huesos utilizados para quemar. También podrían haber sido un lugar para arrojar desechos o canteras que se formaron durante la construcción. En cuanto al propósito general de las propias estructuras de hueso de mamut, tampoco está claro.

“Además de ser explicados como ‘viviendas’, los sitios de este tipo se han interpretado previamente como que tienen un significado ritual potencial”, dijo Alexander Pryor, el primer autor del nuevo estudio e investigador de la Universidad de Exeter, en un correo electrónico a Gizmodo. “Sin embargo, lo que pudo haber sido exactamente este ritual es difícil de decir solo desde la arqueología”.

Esta no es la primera vez que los arqueólogos han encontrado una estructura de hueso de mamut en Kostenki 11. En los años 50 y 60, los científicos soviéticos encontraron un par de estructuras más pequeñas, también hechas de huesos de mamut.

Los científicos descubren una estructura de la edad de hielo hecha de huesos de 60 mamuts

En 2013, los arqueólogos estaban realizando encuestas en el área cuando se toparon con la tercera estructura en Kostenki 11, que se encuentra en la llanura rusa y aproximadamente 520 kilómetros al sur de Moscú. Las excavaciones duraron tres años e incluyeron una técnica conocida como flotación, en la cual el agua y los tamices se utilizan para separar el material arqueológico del suelo. Una ventaja clave de este enfoque es que permite el descubrimiento de restos y artefactos excepcionalmente pequeños.

Que los humanos del Pleistoceno que vivían en Europa del Este en ese momento se molestarían en construir tales estructuras es definitivamente una sorpresa. Los cazadores-recolectores del Paleolítico Superior vivieron con estilos de vida nómadas y móviles, y hacer estructuras permanentes no es algo típicamente asociado con su modo de existencia.

“Obtener tantos huesos de mamut, de al menos 60 mamuts diferentes, es un desafío importante”, dijo Pryor. “Estos se habrían reunido ya sea por asesinatos recientes o por la extracción de huesos de cadáveres muertos hace mucho tiempo que se encuentran alrededor del paisaje. De cualquier manera, los huesos de mamut son realmente pesados, particularmente cuando están frescos, y simplemente transportar los huesos habría requerido una enorme cantidad de trabajo”.

No se encontraron signos de carnicería en los huesos, pero Pryor dijo que no es del todo sorprendente. Estos animales eran tan grandes que era relativamente fácil eliminar la carne y las grasas sin dejar rastros obvios en los huesos, dijo. Algo similar se ha documentado en los tiempos modernos, en los que los humanos mataron elefantes con cuchillos de metal y sin marcar los huesos, agregó.

Utilizando la técnica de flotación, los investigadores descubrieron evidencia de carbón, hueso quemado, trozos de herramientas de piedra y tejido vegetal blando asociado con raíces o tubérculos comestibles. El descubrimiento insinúa los alimentos que comían los humanos del Paleolítico Superior en Europa Central. Lo que es más, el sitio arrojó la primera colección significativa de restos de plantas carbonizadas de un sitio de este tipo, lo que significa que todavía había árboles en el área durante el período de tiempo frío, según la nueva investigación.

Los humanos que construyeron estas estructuras quemaron su madera en el interior, por lo que la vivienda probablemente sirvió como refugio de los duros inviernos de la edad de hielo y posiblemente durante todo el año, según los autores. También podría haber sido un lugar para almacenar alimentos.

“Si algunos de estos mamuts fueron cazados, esto generaría mucha comida de cada muerte”, dijo Pryor. “Por lo tanto, preservar y almacenar esa comida podría ser una parte realmente significativa de lo que los humanos estaban haciendo allí”, pero se requerirá más investigación para resolver esto, dijo. Y, de hecho, la próxima etapa del proyecto se centrará en el papel potencial de la estructura como un lugar para almacenar alimentos.

La estructura también podría haber tenido un significado ritualista; quizás era algún tipo de santuario o monumento en honor a los mamuts lanudos. Que los mamuts desempeñaran un importante papel espiritual en la vida de estos humanos no es una exageración de la imaginación.

Es importante destacar que Pryor y sus colegas no pudieron encontrar evidencia consistente con la idea de que las estructuras fueran un lugar para la vivienda cotidiana a largo plazo.

“Es difícil imaginar cómo se podría haber cubierto un área tan grande”, dijo Pryor a Gizmodo. “Algunos de los huesos que forman el anillo se encontraron en la articulación, por ejemplo, grupos de vértebras, lo que indica que al menos algunos de los huesos todavía tenían cartílago y grasa adheridos cuando se agregaron a la pila. Esto habría sido maloliente, y habría atraído a carroñeros, incluidos lobos y zorros, lo que no es genial si se trataba de una vivienda”.

No había muchas astillas de piedra en el sitio vinculadas a la fabricación de herramientas de piedra, en comparación con sitios similares. “Esto sugiere que la intensidad de la actividad en el sitio fue menor de lo que cabría esperar de una vivienda y fue una verdadera sorpresa dado el tiempo y el esfuerzo invertidos por las personas que construyeron el sitio”, dijo Pryor.

Este descubrimiento muestra que los cazadores-recolectores eran más hábiles y estratégicos de lo que normalmente se supone. En lugar de seguir sin pensar a rebaños de animales y recoger nueces y bayas en el camino, estos humanos estaban planeando activamente el futuro y construyendo estructuras en consecuencia. Al menos, si esta interpretación es correcta. Esperemos que el equipo tenga éxito durante la próxima etapa del proyecto y arroje nueva luz sobre esta impresionante estructura.

Fuente: es.gizmodo.com