Físicos atrapan luz dentro de un imán

Físicos del City College de Nueva York han mostrado que atrapar la luz dentro de los materiales magnéticos puede mejorar drásticamente sus propiedades intrínsecas.

Las fuertes respuestas ópticas de los imanes son importantes para el desarrollo de láseres magnéticos y dispositivos de memoria magneto-ópticos, así como para aplicaciones emergentes de transducción cuántica.

En su nuevo artículo en Nature, Menon y su equipo informan sobre las propiedades de un imán en capas que alberga excitones fuertemente unidos, cuasipartículas con interacciones ópticas particularmente fuertes. Por eso, el material es capaz de atrapar la luz por sí mismo.

Como muestran sus experimentos, las respuestas ópticas de este material a los fenómenos magnéticos son órdenes de magnitud más fuertes que las de los imanes típicos. “Dado que la luz rebota de un lado a otro dentro del imán, las interacciones realmente mejoran”, dijo en un comunicado el doctor Florian Dirnberger, autor principal del estudio.

“Para dar un ejemplo, cuando aplicamos un campo magnético externo, el reflejo de la luz en el infrarrojo cercano se altera tanto que el material básicamente cambia de color. Esa es una respuesta magneto-óptica bastante fuerte”.

“Por lo general, la luz no responde con tanta fuerza al magnetismo”, dijo Menon. “Es por eso que las aplicaciones tecnológicas basadas en efectos magneto-ópticos a menudo requieren la implementación de esquemas de detección óptica sensibles”.

Sobre cómo los avances pueden beneficiar a la gente común, el coautor del estudio, Jiamin Quan, dijo: “Las aplicaciones tecnológicas de los materiales magnéticos en la actualidad están relacionadas principalmente con los fenómenos magnetoeléctricos. Dadas las interacciones tan fuertes entre el magnetismo y la luz, ahora podemos esperar crear algún día láseres magnéticos y puede reconsiderar los viejos conceptos de memoria magnética controlada ópticamente”.

Fuente: europapress.es