Crean envases biodegradables a partir de ‘basura’ orgánica

Investigadores de la UPM han desarrollado envases biodegradables a partir de residuos agroalimentarios

Una investigación liderada por profesores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha conseguido crear envases activos biodegradables a partir de residuos agroalimentarios, enfocados a ser utilizados mayoritariamente en el campo alimentario.

Los autores iniciaron el estudio a sabiendas de que hasta ahora los materiales plásticos tradicionalmente usados en envases alimentarios y para la agricultura derivan del petróleo, que es “un recurso no renovable y que un día se agotará”.

Además, una vez culminada su vida útil, si esos plásticos no son gestionados adecuadamente (ya sea para revalorizarlos en forma de energía o de un nuevo plástico reciclado) contaminan el medioambiente al formar microplásticos “que pueden contaminar los vertederos, ríos, mares y océanos”, explica la UPM en una nota.

Nuevos materiales biodegradables

Por ello, el desarrollo de nuevos materiales basados en polímeros biobasados y biodegradables (como ácido láctico, hidroxialcanoatos, almidón, celulosa y proteínas) “ha ganado un elevado interés” en aplicaciones de corta duración, como son los envases alimentarios o los films para la agricultura, agregan los investigadores.

Sin embargo, estos polímeros tienen “peores prestaciones” que los plásticos tradicionales y, para mejorar sus propiedades, se ha optado por utilizar diferentes aditivos naturales y se pueden desarrollar materiales compuestos y nanocompuestos.

Asimismo, para reforzar estos materiales también es interesante el posible uso de cargas orgánicas que proceden de los residuos de la industria alimentaria, como los restos de productos como la yerba mate o los posos de café, que normalmente son desechados pero “son una materia prima que puede aprovecharse”.

Economía circular

En este contexto, investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la UPM, junto a profesores de la Universidad Politécnica de Valencia, la Universidad de Quilmes de Argentina, la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador, Universidad Santiago de Chile y el Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros han desarrollado envases activos biodegradables a partir de residuos agroalimentarios.

Gracias a esta investigación se podrá introducir los envases alimentarios y los films de la agricultura en la economía circular, ya que se pueden producir a partir de polímeros biobasados y biodegradables, utilizando como aditivos partículas y aditivos obtenidas de residuos agro-alimentarios, o resinas obtenidas de los árboles.

Además, una vez que los materiales han cumplido su vida útil se desintegran en condiciones de compostaje en aproximadamente un mes, concluyen los firmantes del trabajo.

Fuente: epe.es