Compilan microfósiles de corteza océanica para buscar análogos en Marte

Científicos suecos han comenzado a compilar evidencia de microbios fosilizados en entornos de roca ígnea poco explorados en la Tierra, para ayudar a guiar dónde y qué buscar en un registro fósil marciano.

“Proponemos un ‘atlas de microfósiles volcánicos’ para ayudar a seleccionar los sitios objetivo para las misiones que buscan evidencia de vida extraterrestre, como la misión Mars 2020 de la NASA y ExoMars”, dice el autor principal, Magnus Ivarsson, biólogo de la Universidad del Sur de Dinamarca. “El atlas también podría ayudarnos a reconocer cómo se verían los microfósiles de Marte, al identificar biofirmas asociadas con diferentes tipos de microbios fosilizados”.

Ivarsson y sus colegas estudian la vida enterrada en rocas profundas y en tiempos profundos: restos fosilizados de microbios misteriosos, que han vivido hasta un kilómetro por debajo de los fondos oceánicos más profundos durante 3.500 millones de años. Han publicado resultados en Frontiers in Earth Science.

“Se cree que la mayoría de los microorganismos en la Tierra existen en la biosfera profunda del océano y la corteza continental”, revela Ivarsson. “Sin embargo, estamos comenzando a explorar, a través de proyectos de perforación profunda, esta biosfera oculta”.

En un mundo acuático que nunca ve la luz del sol, las bacterias, los hongos y otros microbios se han adaptado para alimentarse de la roca ígnea que los rodea, o incluso entre ellos. Se diseminan a través de micro-fracturas y cavidades, formando comunidades complejas y extensas.

“Al morir, las comunidades microbianas se fosilizan en las paredes de su hogar rocoso. Estos microfósiles pueden proporcionar una historia de la vida microbiana en la roca volcánica”.

Fundamentalmente, la corteza oceánica de la Tierra es geoquímicamente muy similar a las rocas volcánicas que dominan el paisaje marciano.

“Nuestro objetivo es poder utilizar el registro de microfósiles de la corteza oceánica como un sistema modelo para guiar la exploración de Marte”, explica Ivarsson. “Nuestra revisión del conocimiento existente es un primer paso importante, pero se necesita una comprensión más completa de la vida profunda para mostrar dónde y qué buscar”.

Para lograr esto, dice Ivarsson, necesitamos recopilar más datos sobre el aspecto y la ubicación de los microfósiles, pero también sobre su composición química.

“Estos fósiles a menudo conservan inmensos detalles morfológicos. Por ejemplo, podemos distinguir amplias clases de hongos mediante la aparición de esporas, cuerpos fructíferos, micelios y otros estados de crecimiento, o de bacterias, a través de la presencia de formaciones similares a la coliflor, generaciones de biofilms Conservado como láminas laminadas, y otras estructuras características de la comunidad.

“Pero el análisis de lípidos e isótopos de carbono en microfósiles permitirá discriminar grupos más precisos según su metabolismo.

“En conjunto, esta información ayudará a identificar qué tipos de microorganismos es más probable que se hayan conservado en Marte y qué condiciones geoquímicas favorecen la fosilización”.

Por lo tanto, el atlas de microfósiles también ayudaría a determinar qué muestras deberían ser seleccionadas para el retorno a la Tierra, dada la carga útil limitada de las misiones de Marte.

“Tanto la misión Mars 2020 de la NASA como la misión ExoMars serán capaces de detectar estructuras fosilizadas más grandes en rocas volcánicas, como micelios de hongos mineralizados de tamaño mm o microstromatolitos más grandes en vesículas abiertas.

“Las cámaras de 8 micrómetros / píxeles de ExoMars tienen una mayor posibilidad de identificar características pequeñas e hifas individuales in situ en Marte. Sin embargo, la misión de la NASA tiene la posibilidad de recolectar muestras para su posterior investigación en la Tierra, y sus cámaras de 15 micrómetros / px pueden ser “suficientes muestras selectas con una alta probabilidad de contener biofirmas. Estas estrategias complementarias aumentan la probabilidad general de detectar evidencia de vida pasada en Marte, si existe”, concluye Ivarsson.

Fuente: EP

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!