Científicos descubren el tercer elemento que compone núcleo de la Tierra

Una nueva investigación de un equipo japonés realizada en condiciones cercanas a las existentes en el núcleo de la Tierra determinó que el silicio podría ser el tercer elemento -hasta ahora desconocido- que se encuentra en esa zona del planeta. Este descubrimiento podría determinar el tercer elemento misterioso que faltaba por conocer en la composición del núcleo interno.

Los científicos están de acuerdo en que este núcleo está compuesto por 85% de hierro y 10% de níquel. Elementos ligeros como el azufre, el oxígeno o el silicio han sido los principales candidatos para constituir el 5% restante durante los años de investigación.

Sin embargo, según el geofísico Eiji Ohtani, de la universidad de Tohoku -ubicada al norte de Japón-, el silicio aparece en primera posición en esta situación.

El equipo de investigadores liderado por Ohtani llevó a cabo experiencias sobre aleaciones de hierro y de níquel mezcladas con silicio, sometiéndolas en laboratorios a condiciones de temperatura y presión muy elevadas, para simular las condiciones que existen en el núcleo.

Los científicos constaron que las observaciones por rayos X de esta mezcla correspondían a los datos obtenidos en el análisis de variaciones de velocidad de las ondas sísmicas del núcleo terrestre.

«Nuestras últimas experiencias nos llevan a pensar que el 5% restante del núcleo terrestre está compuesto esencialmente de silicio», declaró Ohtani. Según el geofísico, no hay oxígeno en el núcleo interno de la Tierra, teniendo en cuenta la dificultad de este elemento para cristalizarse en ese sector.

Estos informes, que fueron presentados en un congreso científico en San Francisco en diciembre, fueron efectuados a unos 2,7 mil grados centígrados, es decir a la mitad de la temperatura real del núcleo, que es de 5,2 mil grados, y a alta presión, señaló este viernes James Badro que, junto a sus colegas del Institut de Physique du Globe de París, llegó a la misma conclusión hace un década. La experiencia francesa fue efectuada a temperatura ambiente extrapolando los datos recogidos.

Cualquier nuevo descubrimiento sobre el núcleo terrestre contribuye a los avances sobre los orígenes de nuestro planeta. «Es una caja negra, un registro de lo que pasó hace 4.500 millones de años», resume Badro.

Fuente: Afp