Diseñan el calmante perfecto, similar a la morfina y sin causar adicción

La morfina transformó la Medicina. Gracias a ella los humanos pudieron tomar el control de su propio dolor y someterse a procedimientos médicos que nunca hubieron soportado sin ella. Este «bálsamo» mágico comenzó a comercializarse en 1817 y desde entonces ha aliviado el dolor humano, aunque siempre acompañado de luces y sombras. Los medicamentos derivados del opio, como la morfina, son los analgésicos más potentes y eficaces, pero también hay motivos para temerles o, al menos, para consumirlos con cautela. En dosis elevadas y mal utilizados, pueden generar dependencia y un efecto sedante capaz de deprimir el sistema respiratorio y generar un sueño eterno.

Leer más

Angélica Larios, de esgrimista olímpica mexicana a investigadora en psicología del deporte

Los Juegos Olímpicos Río 2016 siguen su curso, y con ocho competidores el contingente de esgrima es el más grande que el país ha tenido en este deporte desde 1968. Pero la situación de la esgrima en México era muy diferente apenas hace dos justas olímpicas, cuando Angélica Larios Delgado logró la clasificación como única representante en un deporte en el que no se había logrado un solo clasificado en más de 20 años.

Leer más

Las células tumorales tienen diversidad epigenética

Un equipo del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge (IDIBELL), liderado Manel Esteller, director del programa de Epigenética y Biología del Cáncer, ha descubierto que los tumores colorectales presentan heterogeneidad epigenética. Los resultados del trabajo han sido publicados en la revista Gastroenterology, la más prestigiosa en el área de las enfermedades del aparato digestivo.

Leer más

La falta de oxígeno incrementa la agresividad de los tumores

Uno de los motivos por los que muchos tumores son difíciles de combatir es que son capaces de adaptarse a condiciones desfavorables. La falta de oxígeno o hipoxia es un ejemplo de la clase de fenómeno que debería debilitar un tumor pero, en su lugar, las células malignas son capaces de compensarlo e incrementar el comportamiento agresivo de la enfermedad, según un estudio publicado en la revista Cancer Cell.

Leer más