UNAM presenta MOUNTS, una plataforma de IA para monitorear volcanes

La plataforma MOUNTS, desarrollada por investigadores de la UNAM, utiliza información recabada por la misión Sentinel. Es capaz de mostrar datos procedentes de 83 volcanes de forma simultánea

Sébastien Valade, investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrolló la plataforma Monitoring Unrest from Space (MOUNTS). Se trata de una herramienta impulsada por inteligencia artificial (IA) que muestra datos en tiempo real de los volcanes más activos en el mundo. El recurso promete optimizar los procesos de vigilancia y predicción de la actividad volcánica.

El seguimiento de los fenómenos volcánicos depende en su mayoría de las redes de monitoreo locales. Valade explica que dichos sistemas están conformados por una estación sísmica, como mínimo. La operación del instrumento requiere que equipos especializados instalen sensores de rastreo en los volcanes y visiten de forma regular el sitio para garantizar su correcto funcionamiento. Las condiciones elevan la complejidad y el costo de operación de las unidades terrestres de observación volcánica. Plataformas de monitoreo satelitales como MOUNTS pueden solucionar los inconvenientes.

¿Cómo funciona la plataforma MOUNTS de la UNAM?

El vulcanólogo precisó en un boletín emitido por la UNAM que “cuando nació el proyecto MOUNTS se estaba desarrollando una familia de nuevos satélites de observación de la Tierra llamada Sentinel”. Es una misión espacial multi-satélite que lleva a bordo diversos sensores que registran con gran resolución varios parámetros clave de la actividad terrestre, oceánica y atmosférica. Los datos están disponibles sin costo, lo que facilita su consulta y empleo en otras investigaciones.

La plataforma MOUNTS utiliza información recabada por el Sentinel 1 dedicado a medir la deformación del suelo; también por el Sentinel 2, equipado con sensores que operan en las bandas visibles e infrarrojo del espectro electromagnético para tomar fotografías y registrar la radiación térmica; y por el Sentinel 5P, que funciona en las bandas ultravioletas para calcular las concentraciones de gases como el dióxido de azufre.

El desarrollo de la UNAM utiliza algoritmos de IA para ordenar y comparar de forma simultánea grandes volúmenes de datos procedentes de 83 volcanes ubicados en distintas regiones del globo. Esta capacidad facilita la identificación de patrones de comportamiento volcánico que permiten mejorar los modelos predictivos. La data se representa en una serie de gráficas, registros y mapas hospedados en la página web del proyecto. El portal ofrece una visión general de la actividad volcánica en tiempo real y entrega detalles de cada uno de los volcanes estudiados.

MOUNTS ya analizó al Popocatépetl

Valade señaló que MOUNTS da seguimiento al volcán de Colima y al Popocatépetl en México. En este último caso, ha entregado información valiosa para vigilar la evolución del coloso. El equipo de investigación dirigido por el vulcanólogo de origen francés halló que desde agosto de 2022 el estratovolcán registró un aumento progresivo en la cantidad de gas emitido. El comportamiento se mantuvo hasta mayo del año pasado, cuando se documentó la actividad eruptiva más elevada en varios años, con emisión constante de cenizas. Gracias a los sensores del Sentinel 1, los científicos observaron cómo se rellenaba el cráter después del evento y cómo la profundidad de la abertura había cambiado. “Este tipo de información es importante para anticipar las consecuencias de futuros episodios eruptivos”, dijo el creador de la plataforma.

La página es de gran utilidad para los expertos en vulcanología porque ofrece distintos parámetros de seguimiento y entrega imágenes satelitales en tiempo real, de acuerdo con el académico de la UNAM. Asegura que el siguiente paso es mejorar la interfaz y funcionalidad de la plataforma para hacerla más accesible al público en general. Anticipó que MOUNTS incorporará a corto plazo registros del Sentinel 3, satélite enfocado en documentar las emisiones de ceniza volcánica. “Si logramos emplear más sensores podremos medir otros parámetros. Al analizar todos estos datos sobre los volcanes, podremos obtener patrones para predecir sus comportamientos”.

Fuente: es.wired.com