Tu servicio VPN tiene más usos del que crees

Las redes privadas virtuales, más conocidas como VPNs, están cada vez están más extendidas. Cada vez son más los usuarios que muestran interés y contratan servicios VPN para acceder a internet de una forma más privada y segura. No obstante, no todos son capaces de aprovechar su auténtico potencial.

5 usos para aprovechar los beneficios de una red VPN

Ocultar tu geolocalización: es probablemente el uso de las VPN que es más conocido, y el principal reclamo por todos aquellos que deciden adherirse a uno de estos servicios. Una VPN es capaz de cifrar tus datos de geolocalización, lo que te permite sortear bloqueos regionales. Es de utilidad para un sinfín de cosas, pero la gente lo utiliza principalmente para poder acceder a servicios de streaming no disponibles en su país, o acceder al catálogo de otras regiones.

Conectarse a redes públicas: los más recelosos de su privacidad saben de lo arriesgado de conectarse a una red pública como la de una cafetería, un aeropuerto o la biblioteca. Cualquier usuario malintencionado puede acceder al tráfico de todas las personas conectadas a esa red. Pese a lo que la gente piensa, una VPN no te hace inmune al phishing, por lo que recomendamos que no ingreses credenciales sensibles mientras navegas por redes públicas. Lo que sí que puede hacer una VPN es cifrar tus datos para que tu tráfico pueda ser visto, pero no leído.

Mantener tu historial de navegación privado: ¿sabías que en algunos países los proveedores de internet tienen acceso libre a tu historial de navegación? Si no quieres que utilicen esa información o la compartan, puedes contratar un proveedor VPN que cifre tu tráfico de punto a punto hasta el servidor. Eso sí, asegúrate de que tu proveedor VPN es de fiar. Evita los servicios gratuitos.

Saltarte la discriminación de precios: con cada búsqueda en internet y cada vez que aceptas la política de cookies de un sitio web estás ofreciendo un montón de datos objetivos de los que el comercio en línea se aprovecha para determinar lo que estás dispuesto a pagar por X producto. Evita que te inflen los precios cuando quieras reservar un billete de avión, contratar un seguro o comprarte ese capricho que llevas meses deseando.

Evitar la censura gubernamental e institucional: por si no lo sabías cada país tiene su propia lista negra de sitios web y aplicaciones a las que no se puede acceder. En ocasiones se dice que es por motivos de seguridad, en otras ocasiones por motivos políticos. Las universidades, colegios y lugares de trabajo también son capaces de configurar sus redes para bloquear el acceso a determinado contenido. Sáltate cualquier tipo de bloqueo y navega por estos espacios de forma cifrada de punto a punto. Ten en cuenta que muchas instituciones ya tienen en cuenta el uso de las VPN para estos motivos, por lo que activan sus propios protocolos para evitarlo. Pero no se pierde nada por intentarlo ¿no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.