Tesla reconoce otro accidente mortal en un vehículo que circulaba con piloto automático

Las autoridades estadounidenses revelaron este jueves que el sistema Autopilot, de conducción automática, controlaba el Tesla Model 3 que se estrelló el pasado 1 de marzo en Florida (Estados Unidos) causando la muerte a su conductor.

Un informe preliminar del Consejo Nacional para la Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés) que el conductor del vehículo, Jeremy Beren Banner, activó el Autopilot, que proporciona funciones de conducción automática, 10 segundos antes del impacto.

El documento también señala que el sistema automático no detectó las manos del conductor en el volante en los últimos ocho segundos y que no realizó maniobras evasivas para evitar el choque contra un camión, cuando el Model 3 circulaba a 68 millas por hora (109 kilómetros por hora) en una área donde el límite era de 55 millas por hora (88,5 kilómetros por hora).

En respuesta a la difusión del informe, Tesla defendió este viernes en un comunicado el sistema de conducción automática. “Los conductores de Tesla han registrado más de mil millones de kilómetros con el Autopilot activado y nuestra información muestra que cuando es utilizado de forma apropiada por un conductor atento que está preparado para tomar control en todo momento, los conductores con Autopilot son más seguros”, aseguró la compañía.

El Model 3 2018 y el camión circulaban por una autopista. En el momento del impacto, el camión estaba cruzando carriles y se interpuso en el camino del Model 3. El vehículo de Banner se empotró contra los bajos del camión y el techo del Model 3 se desprendió.

La muerte Banner, de 50 años de edad, es la cuarta conocida en vehículos de Tesla con el sistema automático activado (tres en Estados Unidos y una en China) y su accidente es muy similar al ocurrido en 2016 también en Florida, cuando un Model S se estrelló contra la parte trasera de otro camión.

Entonces, la Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera apuntó que el sistema de frenado automático de emergencia (AEB, por sus siglas en inglés) del Tesla no se activó y que el conductor “no frenó, maniobró o tomó ninguna otra medida para evitar la colisión”.

El informe añadió que la investigación “no identificó ningún defecto en el diseño o el rendimiento del AEB o Autopilot”, aunque también consideró que a la muerte del conductor contribuyó la falta de “salvaguardas”.

Tras el reporte del accidente en 2016, Tesla afirmó que había realizado cambios en los sensores de Autopilot para detectar mejor los objetos.

Fuente: elpais.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!