Palma de una mano hecha de cera fue suficiente para hackear un scanner de seguridad

Ingenieros alemanes de seguridad informática han desarrollado y demostrado en la práctica un método para hackear un escáner de patrones de venas de la palma de la mano, que se usa para la autenticación segura al ingresar a salas, cajeros automáticos y otros lugares. Para ello se necesita usar una cámara sin un filtro infrarrojo, una impresión del patrón de la vena y cera vertida sobre él, informa Motherboard. El desarrollo fue presentado en la conferencia Chaos Communication Congress.

Primero, los investigadores desarrollaron un método para obtener una imagen de las venas de la víctima. Para ello, utilizaron una cámara réflex digital, de cuya matriz retiraron la película, que corta la radiación infrarroja. Gracias a ello, cuando se toma foto con flash, el patrón de vena es visible en la foto, incluso si se toma desde una distancia de varios metros.

Los autores señalan que esto no es suficiente para escanear las venas profundas de los dedos y es necesario resaltar el brazo del otro lado mediante un emisor de infrarrojos. Los investigadores creen que una instalación de este tipo se puede colocar discretamente en algunos secadores de manos.

Después de tomar la foto, la imagen original se procesa resaltando las venas (en su lugar se diibujan líneas de un pixel de ancho, equidistantes de ambos límites de la línea original). Luego, el modelo de un pixel es transformado por el algoritmo en un modelo de venas realista. Luego, se debe imprimir este patrón y vertir cera sobre él, imitando la piel.

Los investigadores probaron el método en equipos de dos compañías, Hitachi y Fujitsu, y demostraron la eficiencia del método en la conferencia. Los autores se dirigieron a ambos fabricantes, pero ssolo uno de ellos revisó la información y expresó su gratitud.

Fuente: nmas1.org

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!