Los secretos de ‘Telstar 18’, el balón espacial con el que se juega el Mundial de Rusia

Varios meses en el espacio exterior parecen haber cargado de ‘suerte’ el balón con el que el equipo anfitrión del Mundial marcó cinco goles a Arabia Saudita durante el partido inaugural. Bautizado como Telstar 18 no es un esférico cualquiera y esconde varios secretos, además de una carrera espacial breve pero exitosa.

El primero de ellos está en el nombre, otorgado en honor al primer satélite artificial de telecomunicaciones del mundo lanzado en 1962, incluso el diseño del balón está inspirado en este primer Telstar que orbitó la Tierra. En 1963 se lanzó un segundo -Telstar 2- y ambas fueron capaces de retransmitir televisión, comunicaciones telefónicas y datos a alta velocidad.

El primer Telstar, con forma casi esférica, fue lanzado de manera conjunta por la NASA y AT&T. A pesar de que sigue en órbita su vida útil fue de apenas un año puesto que se vio seriamente afectado por los cinturones de radiación que provocaron las pruebas atómicas realizadas por Rusia y Estados Unidos en 1962. Hasta el célebre astrofísico, escritor y divulgador científico estadounidense Neil deGrasse Tyson se hizo eco de este homenaje subiendo a sus redes sociales una foto del primer satélite Telstar.

El espacio no sólo está presente en el diseño y el nombre, sino que la propia pelota ha estado varios días orbitando la Tierra. A finales de marzo el cosmonauta Anton Shkaplerov llevó el Telstar 18 hasta la Estación Espacial Internacional (EEI), allí junto a su compañero Oleg Artemyev disputaron un partido improvisado en gravedad cero.

Para el día 3 de junio el balón tocaba tierra a bordo de una Soyuz junto al ruso Anton Shkaplerov, el estadounidense Scott Tingle y el japonés Norishige Kanai.

El Teslar 18 no ha parado de estar rodeado de celebridades, el pasado mes de noviembre fue presentado en una ceremonia junto a grandes futbolistas como Zinedine Zidane, Kaká, Alessandro Del Piero, Leo Messi, Xabi Alonso y Lukas Podolski.

Su nombre también rinde homenaje al primer balón Adidas para un Mundial, el Telstar 1970, usado en el Mundial de Mexico de ese mismo año, y que además fue el primer balón decorado con hexágonos negros sobre balón, diseñado para destacar en las televisiones en blanco y negro.

Un balón inteligente

El balón, que incluye materiales reciclados en su composición, es tambiéninteligente gracias a un chip NFC integrado, tecnología usada por primera vez en un balón oficial. Este sistema lo convierte en la pelota más innovadora de un Mundial hasta la fecha.

El chip permite a los aficionados interactuar con el Teslar 18 usando su smartphone. Tan sólo hay que acercarlo a una zona donde aparece un icono de WiFi para accionar la aplicación. Esta tecnología permite a los usuarios conocer la ubicación, acceder a información y datos específicos como la velocidad recorrida o los ángulos de giro y permitirá sumarse a diversos retos que Adidas, marca que lo fabrica, propondrá antes y durante el Mundial.

Superviviente del Challenger

El Telstar 18 no es el primer balón venido del espacio exterior. El 28 de enero de 1986 el transbordador espacial Challenger transportaba a siete astronautas, entre ellos se encontraba Ellison Onizuka que portaba un balón de fútbol como recuerdo de su hija. El objeto había sido donado por el equipo del colegio Clear Lake High School, ubicado cerca del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, Texas.

Nunca llegó a su destino puesto que el transbordador se desintegró 73 segundos después del lanzamiento. El año pasado, 31 años después, la NASA compartía una imagen del balón flotando en órbita en la Estación Espacial Internacional, en recuerdo a los astronautas que fallecieron en el accidente que destruyó al transbordador.

La pelota sobrevivió a la explosión y fue recuperada entre los restos de la nave en el océano. Durante años ha estado expuesta hasta que la NASA decidió llevarla a donde Onizuka no pudo, al espacio exterior.

Fuente: elmundo.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!