La travesía hacia Marte de dos CubeSats

Los CubeSats son naves espaciales miniaturizadas y modulares que, hasta ahora, solo se habían usado como satélites en órbita a la Tierra. La pareja conocida como MarCO (Mars Cube One) es el primer intento de enviar CubeSats en dirección a otro planeta.

La pareja de vehículos, con el tamaño de un maletín (MarCO-A y B), despegó de la Tierra el 5 de mayo, en el mismo lanzador en el que lo hizo la sonda de aterrizaje InSight, que se dirige hacia el Planeta Rojo para posarse en su superficie el próximo 26 de noviembre. Los dos CubeSats fueron diseñados para seguir al InSight en su camino hasta Marte, con el objetivo de retransmitir los datos de la entrada atmosférica del InSight y de su intento de aterrizaje.

MarCO-A y MarCO-B vuelan separadamente hacia Marte. Recientemente, han estado encendiendo sus sistemas de propulsión para guiarse hacia el planeta. Este proceso, denominado maniobra de corrección de trayectoria, permite a una nave espacial afinar su ruta hacia su destino después del lanzamiento. La sonda InSight de la NASA efectuó el mismo procedimiento el 22 de mayo.

Si bien MarCO-A corrigió su trayectoria sin contratiempos dignos de mención, MarCO-B se topó en cambio con algunos desafíos inesperados. Su maniobra fue menor debido a una fuga en una válvula en un propulsor que los ingenieros han estado vigilando durante las últimas semanas. La fuga crea pequeños cambios de trayectoria por sí misma. Así que los ingenieros han tenido en cuenta estos empujones a la hora de calcular la corrección de trayectoria necesaria. Se requerirá algo más de tiempo de seguimiento para ajustar de manera adecuada la trayectoria y que MarCO-B pueda seguir a la InSight en su travesía por el espacio.

MarCO-A y B han completado además una serie de pruebas de comunicaciones, con resultados satisfactorios.

Si los CubeSats logran superar el desafío que constituye su largo camino hasta Marte, intentarán retransmitir a la Tierra datos sobre el aterrizaje de la InSight. A pesar de todo, la InSight no dependerá de ninguno de los CubeSat para esa tarea; ese trabajo recaerá en la sonda espacial MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) de la NASA. Esta nave partió de la Tierra el 12 de agosto de 2005 y entró en órbita al Planeta Rojo el 10 de marzo de 2006.

La misión de MarCO-A y B es verificar que las tecnologías de CubeSats para misiones interplanetarias son factibles y pueden ser desarrolladas en un plazo corto. Son un ensayo de instrumental miniaturizado de navegación y de comunicaciones que puede abrir un interesante camino hacia futuros CubeSats enviados a otros planetas. Si los resultados son lo bastante buenos, esta misión de prueba podría llevar a muchas otras aplicaciones de mininaves para explorar nuestro sistema solar. Algunas podrían proporcionar funciones de apoyo, ejerciendo de proveedores de enlaces para comunicación. Otras podrían tener por sí mismas funciones de investigación científica primaria, tales como transmisiones de radio a través de atmósferas planetarias, fotografía con cámaras pequeñas, observaciones con otros instrumentos miniaturizados, o mediciones in situ de entornos espaciales.

Fuente: noticiasdelaciencia.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!