Hacia un nuevo tipo de lámpara LED que no nos desvele por la noche

Para ganar en eficiencia energética, muchas personas han sustituido sus bombillas incandescentes por bombillas de diodos emisores de luz (LED). Estas lámparas LED son populares por su bajo consumo de energía, su larga vida útil y su capacidad para encenderse y apagarse rápidamente.

Sin embargo, las bombillas LED que hay actualmente en el mercado emiten mucha luz azul, que en exceso se ha relacionado con el insomnio y otros trastornos del sueño. La luz con un fuerte componente azul es interpretada por nuestro cerebro, aunque no seamos conscientes de ellos, como una señal ambiental de que es de día, lo que dificulta que nos relajemos y durmamos.

En el interior de la bombilla, un chip LED convierte la corriente eléctrica en luz de alta energía, incluidas las longitudes de onda ultravioleta (invisibles), violeta o azul. Una pieza que se coloca sobre el chip contiene múltiples compuestos luminiscentes sólidos que convierten la luz de alta energía en luz con longitudes de onda visibles de menor energía. Cada compuesto emite un color diferente, y estos colores se combinan para producir una luz blanca de amplio espectro. Las bombillas LED comerciales utilizan LEDs azules y compuestos emisores de luz amarilla, cuyo resultado conjunto aparece como una luz blanca fría y brillante similar a la luz del día.

Para crear una bombilla LED de color blanco más cálido para uso nocturno, los autores de algunas investigaciones previas añadieron compuestos emisores de luz roja, pero esto solo enmascaró el tono azul sin eliminarlo.

Shruti Hariyani y Jakoah Brgoch, de la Universidad de Houston en Texas, Estados Unidos, han desarrollado un prototipo de LED que reduce (en vez de enmascarar) el componente azul, a la vez que hace que los colores aparezcan ante el ojo humano casi igual que bajo la luz solar natural.

Para ver cómo podría funcionar su nuevo material luminiscente en una bombilla LED, los investigadores fabricaron un dispositivo prototipo con un LED de luz violeta cubierto por una tapa que contiene el nuevo compuesto luminiscente mezclado con compuestos emisores de luz roja y compuestos emisores de luz verde. La bombilla LED produce la luz blanca cálida deseada minimizando la intensidad en las longitudes de onda azules, a diferencia de las bombillas LED comerciales. Las propiedades ópticas del prototipo permiten que los colores de los objetos se vean casi tan bien como bajo la luz solar natural. Por tanto, la nueva lámpara promete satisfacer la necesidad de una iluminación interior apta para una correcta percepción de los colores y al mismo tiempo satisfacer la necesidad de evitar el exceso de luz azul que tienen las bombillas LED convencionales.

De todos modos, tal como advierten Hariyani y Brgoch, hay que perfeccionar más la nueva lámpara LED antes de que esté lista para comercializarse.

Hariyani y Brgoch han publicado los detalles técnicos de su avance en la revista académica ACS Applied Materials & Interfaces.

Fuente: noticiasdelaciencia.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *