Esta es la primera página web de la historia: lo impresionante es que sigue funcionando y todavía se puede navegar en ella

La World Wide Web (WWW) es sin duda uno de los elementos cotidianos en la actualidad. Con más de 30 años de existencia, es difícil no solo imaginar su ausencia en la vida, sino también recordar cuál era el aspecto de la primera página web de la historia.

El creador de este sitio, también responsable de la WWW, es Tim Berners-Lee, un investigador del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) de Ginebra.

El 20 de diciembre de 1990 marcó el inicio de una herramienta que ha sido parte fundamental de esta plataforma y que hasta nuestros días permite compartir información de forma global. Su arquitectura se basa en documentos e enlaces entre ellos, es decir, en el hipertexto.

A pesar de que durante años las páginas web han aparecido y desaparecido de Internet, y varias se han logrado conservar en sitios como Internet Archive, hay una que nunca ha dejado de existir: la URL http://info.cern.ch.

Originalmente alojada en la computadora NEXT de Berners-Lee, tenía una nota pegada que decía “esta máquina es un servidor, NO APAGAR”.

Las instrucciones de la www

Este sitio siempre fue extremadamente simple. A diferencia de otras páginas, no tenía colores, imágenes, videos, animaciones ni publicidad. Se limitaba a un fondo blanco (aunque en algunos navegadores se mostraba como gris) con algo de texto y unos enlaces.

A pesar de su simplicidad, su función era esencial, ya que mostraba instrucciones básicas sobre cómo funcionaba la web, cómo acceder a documentos y cómo crear servidores.

Por ejemplo, debajo de la leyenda “World Wide Web”, la página explicaba el propósito del internet, señalando que buscaba “brindar acceso universal a un gran universo de documentos”.

Esta declaración sería una de las bases para la WWW tal como la conocemos. Hasta 1993, el CERN no anunció que esta tecnología sería de acceso gratuito y público para todos, dejando de ser exclusiva para trabajos científicos y marcando la era digital como la conocemos hoy en día.

Fuente: xataka.com.mx