El primer helicóptero de Marte supera pruebas clave de funcionamiento

El helicóptero diseñado por la NASA para volar en la atmósfera de baja densidad de Marte, ha superado varias pruebas clave de funcionamiento con éxito.

En 2021, el pequeño helicóptero autónomo será el primer vehículo en la historia que intentará establecer la viabilidad de los vehículos más pesados que el aire que vuelan en otro planeta.

“Nadie ha construido un helicóptero de Marte antes, por lo que estamos entrando continuamente en un nuevo territorio”, dijo en un comunicado MiMi Aung, gerente de proyecto del helicóptero de Marte en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. “Nuestro modelo de vuelo, el vehículo real que viajará a Marte, ha pasado recientemente varias pruebas importantes”.

En enero de 2019, el equipo operó el modelo de vuelo en un entorno marciano simulado. Luego, el helicóptero se trasladó a Lockheed Martin Space en Denver para realizar pruebas de compatibilidad con el Mars Helicopter Delivery System, dispositivo que sostendrá el helicóptero de 1,8 kilogramos sujeto en el vientre del vehículo de la misión Mars 2020 durante el lanzamiento y el crucero interplanetario antes de desplegarlo sobre la superficie de Marte después de aterrizar.

No llevará instrumentos científicos, pero sí cámara

Como demostrador de tecnología, el Helicóptero de Marte no lleva instrumentos científicos. Su propósito es confirmar que el vuelo propulsado en la tenue atmósfera marciana (que tiene un 1% de la densidad de la Tierra) es posible y que se puede controlar desde la Tierra a través de grandes distancias interplanetarias. Pero el helicóptero también lleva una cámara capaz de proporcionar imágenes en color de alta resolución para demostrar aún más el potencial del vehículo para documentar el planeta rojo.

Las futuras misiones a Marte podrían reclutar helicópteros de segunda generación para agregar una dimensión aérea a sus exploraciones. Podrían investigar destinos previamente no visitados o difíciles de alcanzar, como acantilados, cuevas y cráteres profundos, actuar como exploradores de tripulaciones humanas o transportar pequeñas cargas útiles de un lugar a otro. Pero antes de que eso suceda, un vehículo de prueba debe demostrar que es posible.

En Denver, se comprobaron el helicóptero y su sistema de entrega para asegurarse de que las conexiones eléctricas y los mecanismos que vinculaban el vehículo de vuelo con su cuna encajaban perfectamente. Luego, mientras todavía estaban acoplados, el dúo soportó el tipo de vibraciones que experimentarán durante el lanzamiento y las operaciones en vuelo. La porción de vacío térmico de la prueba les presentó los tipos de temperaturas extremas (hasta -129 grados Celsius) que encontrarán en el espacio y en Marte y que podrían hacer que los componentes funcionen mal o fallen.

El helicóptero de Marte regresó a JPL el 11 de mayo de 2019 para realizar más pruebas y acabados. Entre los aspectos más destacados, se ha instalado un nuevo panel solar que alimentará el helicóptero y se han girado las palas del rotor del vehículo para garantizar que las más de 1.500 piezas individuales de fibra de carbono, aluminio de grado de vuelo, silicio, cobre, lámina y aerogel sigue funcionando como una unidad cohesiva. Por supuesto, hay más pruebas por delante.

“Esperamos completar nuestras pruebas y refinamientos finales y entregar el helicóptero a la sala limpia de High Bay 1 para la integración con el rover en algún momento de este verano”, dijo Aung, “pero en realidad nunca terminaremos de probar el helicóptero hasta que volemos a Marte.”

El Mars Helicopter se lanzará con el rover Mars 2020 en un cohete United Launch Alliance Atlas V en julio de 2020 desde el Space Launch Complex 41 en la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, Florida. Cuando aterrice en el Cráter Jezero el 18 de febrero de 2021, el rover también será la primera nave espacial en la historia de la exploración planetaria con la capacidad de redirigir con precisión su punto de toma de contacto durante la secuencia de aterrizaje.

El rover realizará evaluaciones geológicas de su lugar de aterrizaje en Marte, determinará la habitabilidad del medio ambiente, buscará signos de la vida marciana antigua y evaluará los recursos naturales y los peligros para futuros exploradores humanos. En otro primero, los científicos usarán los instrumentos a bordo del rover para identificar y recolectar muestras de roca y tierra, encerrarlos en tubos sellados y dejarlos en la superficie del planeta para un posible retorno a la Tierra en una futura misión a Marte.

Fuente: EP

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!