Crean singular y exitoso concreto con escombros de la construcción

Investigadores del Instituto Tecnológico de Zacatecas (ITZ) crearon a partir del escombro o cascajo un cemento que sólo necesita agua para su implementación, con lo cual baja los costos de construcción de una vivienda hasta 30 por ciento.

La innovación llamada Recemat tiene una resistencia mecánica 20 por ciento arriba del que establece la norma nacional para garantizar la calidad. Además, es accesible para personas de escasos recursos, mencionó el doctor en Ciencia y Tecnología Rubín Ortega de la Rosa.

El catedrático del ITZ detalló que la materia prima surgió de rescatar el desperdicio de concreto de una construcción que se realizaba en el Instituto. “Era basura que se iba a ir a ríos o rellenos sanitarios, un contaminante ambiental del cual se generan 20 millones de metros cúbicos de desperdicio de concreto al año, tan sólo en México. El escombro es el residuo menos cotizado y es un material que termina en basureros; somos un país donde no se recicla ni el uno por ciento de concreto”.

Los alumnos que participaron en la investigación Francisco Javier Sánchez Pasillas y Pedro Antonio Bañuelos Ruiz rescataron el concreto, con maquinaria lo trituraron y analizaron por seis meses hasta conseguir partículas que reforzaron con aditivos y agregados, de esta forma consiguieron Recemat que además es amigable con el medio ambiente.

Asimismo, realizaron pruebas de resistencia mecánica, compresión e impacto en el laboratorio de la institución y en el de la Universidad Autónoma de Zacatecas con la finalidad de contar con los estándares de calidad que establecen las normas nacionales e internacionales, de esta forma comprobaron su resistencia.

El investigador Ortega de la Rosa precisó que cuando se hace una construcción se requiere de arena, grava, y otros componentes, así como de mano de obra o un equipo mecánico que revuelva la mezcla; sin embargo, con Recemat ya no se necesita este proceso, únicamente se le agrega agua. “Nos estamos ahorrando tiempo y esfuerzo que se traduce en aspectos económico y facilidad para el constructor o albañil”.

El producto está en proceso de patente y costará en promedio 90 pesos el bulto de 50 kilos, “económico si lo comparamos con uno de cemento que tiene un costo aproximado de 150 pesos, más el valor de los otros agregados que se necesitan, como arena, grava y cal”. En este sentido, la innovación es accesible para personas de escasos recursos que usan láminas o cartón para construir sus viviendas.

El maestro en ciencias Jesús Edgardo Estrada de la Torre, catedrático del ITZ quien también participa en el proyecto, precisó que actualmente Recemat se ha implementado en piso firme, para pegar ladrillo a ladrillo, fabricar blocks o tabicones y acabados de la construcción en las viviendas de alumnos y compañeros de la institución.

Actualmente, los investigadores están en pláticas con el Consejo Zacatecano de Ciencia y Tecnología para conseguir apoyos de financiamiento y después se buscarán convenios con el gobierno federal a fin de implementarlo en poblaciones de escasos recursos y obra pública. (Agencia ID)

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!