Científicos chinos descubren cómo aumentar el tiempo en órbita de los cohetes

Los científicos chinos han logrado un avance clave en la tecnología de motores criogénicos para cohetes que puede extender su ciclo orbital de unas pocas horas a 30 días.

El descubrimiento brinda apoyo a la futura exploración del espacio profundo por parte del país asiático.

Los motores criogénicos de cohetes son diseñados para funcionar a temperaturas muy bajas. Usan propelentes que carecen de tóxicos y contaminantes, como hidrógeno y oxígeno líquido, que son más económicos que otros combustibles.

Esta clase de motores ha sido ampliamente utilizada en los vehículos de lanzamiento de dentro y fuera del país, incluidos los Gran Marcha-5 y Gran Marcha-7 de China.

Sin embargo, la mayoría de ellos solo pueden orbitar durante algunos minutos u horas. Un periodo orbital más prolongado ha estado fuera del alcance de la comunidad aeroespacial durante mucho tiempo.

Sin embargo, los científicos de la Academia de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento de China han desarrollado dos tipos de materiales aislantes que pueden reducir la pérdida de evaporación del propelente y prolongar el tiempo de vuelo del cohete.

Según Zhang Shaohua, miembro del equipo de investigación, un cohete criogénico enfrenta un ambiente térmico severo al volar en órbita, lo que provoca la evaporación de gran cantidad de los combustibles, acelera la pérdida de ellos y acorta su tiempo en órbita.

“Si un auto se mantiene goteando aceite, su alcance inevitablemente se reducirá”, apuntó Zhang.

Además, cuando un cohete está en vuelo, su motor emite gases de escape para mantener el equilibrio de presión en el tanque de combustible. Sin embargo, en un entorno de microgravedad en el espacio, los propelentes criogénicos de gas y líquido se mezclan, provocando que haya fugas de combustible en el escape del motor.

Uno de los materiales recién desarrollados está hecho de espuma de poliuretano, cuya composición química mejora la capacidad de aislamiento en más del 50 por ciento en comparación con las espumas tradicionales.

El otro utiliza un aislamiento multicapa de densidad variable y también muestra propiedades térmicas mejoradas, aproximadamente un 18 por ciento por encima de los materiales convencionales.

Zhang aseguró que los resultados de prueba muestran que, utilizando ambos materiales avanzados, la evaporación diaria de los propelentes criogénicos puede reducirse del 2,5 por ciento al 0,5 por ciento.

El avance en la tecnología de materiales permite el almacenamiento a largo plazo en la órbita de los combustibles criogénicos y demuestra su potencial en la futura exploración del espacio profundo y la transportación espacial de larga distancia de China, de acuerdo con Zhang.

Fuente: Xinhua

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!