Noticyti
APP invdes

China prueba con éxito paracaídas de retorno para restos de cohetes

China ha estado probando paracaídas de alta tecnología para controlar los desechos de cohetes y hacer que los lanzamientos espaciales sean más seguros, según la Academia de Tecnología de Lanzamiento de Vehículos (CALT) de China.

Durante el lanzamiento del 9 de marzo de un cohete Larga Marcha 3B que transportaba un satélite del Sistema de Navegación BeiDou, se equipó uno de los propulsores secundarios con paracaídas y dispositivos de control.

Después de que el propulsor se separó del cohete principal, los paracaídas se abrieron en una secuencia para controlar su actitud y dirección, y los datos de la trayectoria de caída y el lugar de aterrizaje se enviaron al control de tierra en Xichang. El personal tardó solo 25 minutos en encontrar los escombros, en comparación con horas o hasta quince días de búsquedas anteriores. Muestra que China ha logrado un avance en la tecnología de posicionamiento preciso de los restos de cohetes, dijo la Academia de Tecnología de Lanzamiento de Vehículos (CALT), citada por Xinhua.

China tiene más de 30 lanzamientos espaciales anualmente en los últimos años, y el riesgo de restos de cohetes ha suscitado una gran preocupación. Actualmente, los residentes en las áreas de caída son evacuados antes de cada lanzamiento, lo que interrumpe sus vidas y aumenta los costos y las dificultades de los lanzamientos.

CALT ha estado investigando y desarrollando estabilizadores y paracaídas, con el objetivo de reducir el alcance del área de escombros en un 85 por ciento. China probó por primera vez la tecnología de control de estabilizadores en un cohete portador Larga Marcha-2C el 26 de julio de 2019. La primera etapa del cohete fue controlada para caer en un área predeterminada. La viabilidad de la tecnología de control basada en paracaídas en el refuerzo se verificó en la misión reciente.

Los ingenieros han pasado más de 10 años desarrollando las tecnologías. Una de las dificultades es cómo abrir los paracaídas ya que cada propulsor, que pesa alrededor de 4 toneladas, viaja más rápido que 2 km por segundo cuando se separa del cohete y su actitud no está controlada, dijo Zhang Puzhuo, diseñador de sistemas de paracaídas de CALT.

Dijo que eligieron el cohete portador Larga Marcha-3B para la prueba, ya que actualmente es el cohete más utilizado en China, y esperan aumentar su seguridad. Liu Lidong, diseñador del cohete portador, dijo que se realizarán más experimentos para mejorar el diseño del sistema de control.

Fuente: europapress.es