5 formas en que tu celular puede ayudarte a reducir el tiempo que pasas usándolo

¿Te preocupa estar pasando demasiado tiempo ante la pantalla de tu celular pero no puedes evitarlo?

No estás solo. Los teléfonos inteligentes se han convertido para muchos en una herramienta esencial no solo para estar conectados sino para acciones tan básicas o rutinarias como calcular nuestra parte a pagar de la cuenta del restaurante, recordar qué tenemos planeado para la semana o ver la hora.

Sin embargo, también se han convertido en los dispositivos a los que acudimos cuando no tenemos nada que hacer, incluso en esos pequeños ratos que pasamos haciendo fila en el supermercado o esperando que llegue el autobús.

En Reino Unido por ejemplo, la gente consulta su celular cada 12 minutos en promedio, según una encuesta de agosto de 2018 realizada por Ofcom, la autoridad estatal que regula los medios de comunicación en ese país.

En Estados Unidos, la mayoría de adolescentes admiten estar dedicando demasiado tiempo a sus celulares: el 54%, según un sondeo del centro de investigación Pew Research Center dado a conocer el mismo mes que el de Ofcom.

Pero, aunque suene contradictorio, si quieres reducir el tiempo que pasas en tu celular puedes echar mano de tu propio teléfono.

La propia industria de la telefonía ha desarrollado alternativas (y hasta productos) dirigidos a quienes quieran desengancharse del celular.

A continuación, te presentamos algunos.

Quítale el color a la pantalla

El color influye en la forma en que percibimos las cosas y mientras más brillante y más colorida sea la pantalla del celular, más llamará nuestra atención.

Por eso, Time Well Spent (Tiempo bien usado), una organización sin ánimo de lucro que busca combatir la “crisis de atención digital” que cree que sufrimos hoy en día, recomienda que utilicemos la pantalla en una escala de grises para que nos resulte menos atractiva.

Para conseguirlo, si tienes un teléfono Android, tendrás que entrar en “Ajustes” y seleccionar la opción “Acerca del teléfono”. Aquí deberás apretar varias veces sobre “Número de compilación” hasta que aparezca el mensaje “No es necesario. Ya es un desarrollador”.

Cuando esto suceda, retrocede a “Ajustes” y verás que ahora tendrás la alternativa “Opciones del desarrollador”. Busca “Simular espacio de color” y escoge “Acromatopsia”.

Si tienes un iPhone, ve a los ajustes y elige la opción “General” y, luego a “Accesibilidad”. Presiona sobre “Función rápida” y escoge “Filtros de color”. Desde ahora, podrás cambiar la pantalla a escala de grises y viceversa con solo apretar tres veces el botón de inicio del teléfono.

Elimina la luz azul

Si por la noche te resulta difícil dejar el celular a un lado y meterte en la cama, la culpable tiene un nombre: la luz azul.

Las pantallas de celulares, computadoras y televisores emiten una luz intensa de onda corta que nos resulta muy estimulante. Puede ser de gran ayuda para levantarse por las mañanas, ya que contribuye a combatir el cansancio. Pero resulta la peor compañera cuando llega la hora de acostarse, pues nos quita el sueño.

Sin embargo, existen formas de reducirla.

Los productos de Apple, por ejemplo, cuentan con la opción Night Shift, que cambia los colores de la pantalla al extremo más cálido del espectro. Puedes programarla para se active sola cada día a una hora determinada o entre la puesta y la salida del sol.

Algunas versiones de Android cuentan con una herramienta similar, pero si el tuyo no es uno de ellos puedes descargarte alguna aplicación como F.lux o Filtro de Luz Azul de Leap Fitness Group.

Sé consciente de cuánto usas el celular

Un paso importante a la hora de cambiar de hábitos consiste en conocernos a nosotros mismos: ¿Cuánto tiempo al día pasamos frente a la pantalla del celular? ¿Qué hacemos durante ese tiempo: algo útil o procrastinar?

Para ayudarte, los desarrolladores de los dos sistemas operativos más usados, Android de Google y iOS de Apple, integraron recientemente herramientas que te informan del tiempo que pasas en varias apps y qué tan seguido usas el celular. Además, te permiten imponerte cuotas, haciendo, por ejemplo, que tu celular no te permita usar YouTube más de una hora al día.

Screen Time, de Apple, ya está disponible pero la mayoría de usuarios de Android, sin embargo, todavía deberán esperar para que Digital Wellbeing sea compatible con sus versiones del sistema.

Aunque puedes recurrir a aplicaciones alternativas que incluso traen más opciones, como (OFFTIME)-Detox Digital+, que permite crear varios perfiles con diferentes funciones (bloquear notificaciones, dar respuestas automáticas a los mensajes que nos lleguen, etc.) y poner alarmas que nos avisen cuando estamos usando el celular demasiado.

Space es otra aplicación similar, que también te permite imponerte metas a cumplir y compartirlas con un grupo de amigos o familiares.

Evita la tentación de las redes sociales

Redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram son los principales destinos en los que terminamos cuando no tenemos nada que hacer y recurrimos al teléfono.

Si no quieres llegar al extremo de eliminarlas de tu celular, puedes tomar otras medidas.

Una de ellas es desactivar las notificaciones de cada una de estas apps o configurarlas para que solo las recibas si provienen de personas, como mensajes o comentarios, pero no de grupos, páginas de empresas, etc.

Time Well Spent recomienda que quites todos los iconos de tu pantalla de inicio y solo dejes los de herramientas como la aplicación de mapas, la de notas, el calendario o la calculadora.

También aconseja que te acostumbres a usar la barra de búsqueda cuando quieras utilizar una aplicación. en vez de usar el acceso directo. “Teclear requiere el esfuerzo suficiente para que hagas una pausa y te preguntes: ‘¿Realmente quiero hacer esto?”, explica en su página web.

¿Un teléfono para dejar de usar el teléfono?

Algunos fabricantes han desarrollado lo que llaman dispositivos de acompañamiento. Se trata de celulares más pequeños y con menos opciones para que nos resulten menos atractivos de usar.

Esto no significa que quieran que renuncies a tu teléfono inteligente. Su intención es que compres otro celular adicional que puedas usar cuando quieras desconectar, pero no del todo.

Uno de ellos es el Tiny Palm, un teléfono de apenas 3,3 pulgadas pensado para que desvíes a él tus llamadas y mensajes cuando no quieras usar tu teléfono principal.

Otro mucho más minimalista es el Light Phone, desarrollado a través de una campaña de crowdfunding. Tiene el tamaño de una tarjeta de crédito y solo permite hacer llamadas y guardar en la memoria hasta nueve números.

Sus unidades se agotaron, pero los fabricantes ya comenzaron una nueva recaudación para una segunda versión que también permitirá enviar y recibir mensajes de texto.

El Nokia 3310, la actualización del clásico teléfono de la compañía finlandesa, también está pensado como teléfono secundario, pues tiene muchas menos prestaciones que el teléfono inteligente promedio.

Fuente: BBC

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!