OMS advierte que las vacunas no erradicarán al coronavirus y que el riesgo de contagio persiste

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se pronunció este viernes y advirtió que las futuras vacunas, por sí solas, no lograrán erradicar al coronavirus por el momento. Los expertos de la organización recordaron que, una vez aprobadas, las vacunas se distribuirán a grupos prioritarios. Esto quiere decir que aún habrá personas capaces de transmitir el patógeno a otras y crear nuevas cadenas de propagación.

Coronavirus no desaparecerá rápidamente

Michael Ryan, el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, explicó durante una rueda de prensa que las vacuna contra el coronavirus están indicadas para controlar su transmisión. Y aunque ya los ensayos de fase 3 han arrojado altos niveles de efectividad, aún hay que observar su desempeño en la vida real.

“Esperamos que la vacunación sirva para controlar la transmisión del virus, pero hasta que no sepamos cómo funcionan en la vida real o tengamos más detalles sobre la forma en la que el virus se transmite, no podemos pensar que con la llegada de las vacunas se va a poder erradicar al virus”.

En vista de ello, el experto de la OMS resalta la necesidad de escoger de manera estratégica los primeros grupos que recibirán la vacuna contra el coronavirus. Por el momento, la prioridad se centrar en aquellos que tienen más contacto con el patógeno.

“Hay que ser muy cautos, ya que siempre que haya el potencial de una persona supercontagiadora nos arriesgamos a que haya una transmisión aunque exista una campaña de vacunación”.

El CEO de Moderna emitió una opinión similar días atrás respecto al papel de las vacunas en esta pandemia. Dijo que la vacuna “no es una bala de plata” que acabará con el problema de la noche a la mañana, e invitó a la población a mantener las medidas preventivas mientras se avanza en el proceso de vacunación.

OMS dice que las vacunas también podrían cambiar la forma en que se transmite el coronavirus

Katherine O’Brien, directora de Inmunización de la OMS, también ha asomado la posibilidad de que las vacunas cambien la forma en que se transmite el coronavirus entre las personas. Todavía no se sabe qué porcentaje de la población debería estar inmunizada a nivel mundial para poder lograr la inmunidad colectiva, pero esto es un punto de suma importancia.

O’Brien citó las estimaciones de algunos estudios, que sugieren que sería necesario vacunar entre un 60 y 70 por ciento de la población del mundo para poder paralizar la transmisión. Pero continuando con el comentario de Ryan, aún es necesario observar el desempeño del medicamento y registrar toda la información posible.

“Hay estudios que sugieren que sería necesario que entre un 60 y un 70 por ciento de la población sea inmune al virus para que se interrumpa eficazmente la transmisión. Pero todo esto va a depender de la eficacia de las vacunas y por eso es muy importante recabar más información sobre los efectos que van a tener tanto para proteger a una persona como para interrumpir la transmisión”.

Pruebas de detección masiva se mantienen

Por esta razón, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hace énfasis en la necesidad de continuar con las pruebas de detección masiva. Se refirió a ellas como una estrategia “vital” para frenar la pandemia de COVID-19, de lo cual han dado ejemplo varios países exitosos en el control del brote.

“Las vacunas se van a ir desplegando por el mundo, pero los test van a seguir teniendo un papel vital en la pandemia, por lo que se deben realizar de manera estratégica ya que son los que permiten detectar el sitio en el que se encuentra el virus”.

Para poder cumplir con ello, es necesario contar con “más y mejores” pruebas de COVID-19, y que resulten accesibles para la población. Los tests deben ser “fáciles de usar, baratos, fiables y rápidos”, para poder tomar acciones rápidas con los casos positivos; esto es, identificarlo, aislarlos y rastrear sus contactos para proceder con más pruebas.

Fuente: tekcrispy.com