Investigadores mapean cómo se propaga el virus del sarampión en el cerebro humano

Los investigadores de Mayo Clinic mapearon cómo el virus del sarampión mutó y se propagó en el cerebro de una persona que sucumbió a una enfermedad cerebral rara y letal. Según los investigadores, pueden ocurrir nuevos casos de esta enfermedad, que es una complicación del virus del sarampión, a medida que el sarampión resurja entre las personas no vacunadas.

Utilizando las últimas herramientas en secuenciación genética , los investigadores de Mayo Clinic reconstruyeron cómo un colectivo de genomas virales colonizó un cerebro humano . El virus adquirió distintas mutaciones que impulsaron su propagación desde la corteza frontal hacia afuera.

“Nuestro estudio proporciona datos convincentes que muestran cómo el ARN viral mutó y se propagó por todo un órgano humano , en este caso el cerebro”, afirma Roberto Cattaneo, Ph.D., virólogo de Mayo Clinic y coautor principal de un nuevo estudio. Estudio PLOS Patógenos . “Nuestros descubrimientos ayudarán a estudiar y comprender cómo otros virus persisten y se adaptan al cerebro humano , causando enfermedades . Este conocimiento puede facilitar la generación de fármacos antivirales eficaces”.

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas. El virus del sarampión infecta el tracto respiratorio superior , donde utiliza la tráquea o tráquea como trampolín para lanzarse y propagarse a través de gotitas que se dispersan cuando una persona infectada tose o estornuda.

El Dr. Cattaneo ha sido pionero en estudios sobre cómo se propaga el virus del sarampión por el cuerpo.

Comenzó a estudiar el virus del sarampión hace unos 40 años y quedó fascinado por la rara y letal enfermedad cerebral llamada panencefalitis esclerosante subaguda (PEES) , que ocurre en aproximadamente uno de cada 10.000 casos de sarampión. Pueden pasar entre cinco y diez años después de la infección inicial para que el virus del sarampión mute y se propague por todo el cerebro. Los síntomas de esta enfermedad neurológica progresiva incluyen pérdida de memoria, convulsiones e inmovilidad. El Dr. Cattaneo estudió la SSPE durante varios años hasta que la enfermedad letal casi desapareció a medida que más personas fueron vacunadas contra el sarampión.

Sin embargo, el sarampión está resurgiendo debido a las dudas sobre las vacunas y a las vacunas omitidas. Durante la pandemia de COVID-19, millones de niños no recibieron la vacuna contra el sarampión, lo que ha resultado en un aumento estimado del 18 % en los casos de sarampión y un aumento del 43 % en las muertes por sarampión en 2021 en comparación con 2022 en todo el mundo, según un informe reciente de los Centros para Informe de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) .

“Sospechamos que los casos de SSPE también volverán a aumentar. Es triste porque esta horrible enfermedad se puede prevenir mediante vacunación. Pero ahora estamos en condiciones de estudiar la SSPE con tecnología moderna de secuenciación genética y aprender más sobre ella”, afirma Iris Yousaf. , coautor principal del estudio y doctorado de quinto año. candidato de la Escuela de Graduados en Ciencias Biomédicas de Mayo Clinic.

El Dr. Cattaneo y Yousaf tuvieron una oportunidad de investigación única a través de una colaboración con los CDC. Estudiaron el cerebro de una persona que había contraído sarampión cuando era niño y había sucumbido a la SSPE años después cuando era adulto. Investigaron 15 muestras de diferentes regiones del cerebro y realizaron una secuenciación genética en cada región para reconstruir el rompecabezas de cómo mutó y se propagó el virus del sarampión.

Los investigadores descubrieron que, después de que el virus del sarampión ingresó al cerebro, su genoma (el conjunto completo de material genético del virus) comenzó a cambiar de manera dañina. El genoma se replicó, creando otros genomas que eran ligeramente diferentes. Luego, estos genomas se replicaron nuevamente, lo que dio como resultado más genomas que también eran un poco diferentes. El virus hizo esto varias veces, creando una población de genomas variados.

“En esta población, dos genomas específicos tenían una combinación de características que trabajaron juntas para promover la propagación del virus desde la ubicación inicial de la infección (la corteza frontal del cerebro) hasta colonizar todo el órgano”, dice el Dr. Cattaneo.

Los próximos pasos de esta investigación son comprender cómo mutaciones específicas favorecen la propagación del virus en el cerebro. Estos estudios se realizarán en células cerebrales cultivadas y en grupos de células parecidas al cerebro llamados organoides. Este conocimiento puede ayudar a crear medicamentos antivirales eficaces para combatir la propagación del virus en el cerebro. Sin embargo, la intervención farmacológica en etapas avanzadas de la enfermedad es un desafío. La prevención de la SSPE mediante la vacunación contra el sarampión sigue siendo el mejor método.

Fuente: medicalxpress.com