Saludslider

Investigadores de la UCM descubren que la proteína Prn1 se convierte en diana para antifúngicos contra la candidiasis

La proteína Prn1 en la especie de hongo ‘Candida albicans’, responsable de la candidiasis, es esencial para proteger a la célula y puede ser una diana para antifúngicos, ya que, si no está presente, la levadura es más sensible al estrés oxidativo, según demuestra un estudio de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Según detaló la universiad, la Prn1 se encuentra principalmente en hongos patógenos como ‘Candida albicans’ o ‘Aspergillus nidulans’. Según el estudio, publicado en ‘Antioxidants’, la ausencia de esta proteína produce una menor respuesta antioxidante a peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), uno de los agentes producidos por los macrófagos (tipo de glóbulos blancos que defienden a los organismos en el sistema inmunitario).

“El conocimiento de los sistemas que estos hongos patógenos poseen para sobrevivir al ataque del sistema inmunitario es esencial para el descubrimiento de nuevas dianas para el desarrollo de nuevos antifúngicos”, destacó Víctor Arribas, investigador del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Farmacia de la UCM.

Para llevar a cabo el estudio publicado, se han utilizado técnicas microbiológicas para estudiar el fenotipo de las células de C. albicans que no tienen la proteína Prn1 cuando se las expone al estrés oxidativo que produce el agua oxigenada. Este agente imita la acción oxidante de las células del sistema inmunitario como los macrófagos.

En la investigación también se ha utilizado citometría de flujo para determinar la muerte celular de las células de ‘Candida albicans’ en respuesta al agente oxidante. Además, se utilizó microscopia de fluorescencia para determinar presencia de agentes oxidantes en el interior celular.

Para el estudio de la expresión diferencial de las proteínas en las células mutantes que carecen de la proteína Prn1, la principal metodología utilizada en el estudio fue la espectrometría de masas que ayuda a determinar la abundancia relativa de las proteínas dentro de la célula en presencia y ausencia del agua oxigenada.

“El descubrimiento de nuevos antifúngicos es de suma importancia debido a la creciente amenaza de las infecciones fúngicas, especialmente en poblaciones vulnerables. Además, a medida que aumenta la resistencia a los antifúngicos existentes, es crucial desarrollar nuevas terapias que sean efectivas contra una amplia gama de cepas fúngicas”, concluyó Concha Gil, catedrática y directora del Centro de Apoyo a la Investigación de Técnicas Biológicas de la UCM.

Fuente: lavanguardia.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *