El cannabis, vinculado a deficiencias en la memoria de trabajo

Aproximadamente uno de cada cinco adolescentes canadienses consume cannabis (19 por ciento de los canadienses de 15 a 19 años de edad), y su reciente legalización en todo el país garantiza una investigación sobre las consecuencias de este uso en el cerebro en desarrollo. La adolescencia está asociada con la maduración de las funciones cognitivas, como la memoria de trabajo, la toma de decisiones y el control de la impulsividad. Este es un periodo altamente vulnerable para el desarrollo del cerebro, ya que representa un periodo crítico en el que se establece una conexión reguladora entre las regiones de orden superior de la corteza y los circuitos de procesamiento emocional más profundos dentro del cerebro.

Es una etapa de remodelación fuerte, que hace que los adolescentes sean altamente vulnerables a los trastornos del desarrollo relacionados con las drogas. La investigación presentada por las neurocientíficas canadienses Patricia Conrod, Steven Laviolette, Iris Balodis y Jibran Khokhar, en la Reunión de Neurociencia Canadiense de 2019 en Toronto, presentó descubrimientos recientes sobre los efectos del cannabis en el cerebro adolescente.

La doctora Patricia Conrod, de la Universidad de Montreal, estudió los cambios interanuales en el consumo de alcohol y cannabis y la función cognitiva en una muestra de adolescentes que consta del 5 por ciento de todos los estudiantes que entraron a la escuela secundaria en 2012 y 2013 en la región del Gran Montreal (un total de 3.826 estudiantes de séptimo grado).

Se evaluó a los estudiantes anualmente durante cuatro años en cuanto a su consumo de alcohol y cannabis, y se analizó su función cognitiva mediante pruebas cognitivas computarizadas. Los investigadores encontraron que el uso de sustancias está vinculado a un bajo funcionamiento cognitivo, un hallazgo que podría ser un indicativo de una vulnerabilidad común subyacente.

El consumo de cannabis se relacionó con deficiencias en la memoria de trabajo y el control inhibitorio, que se requiere para el autocontrol. El consumo de cannabis también estaba vinculado a los déficits en el recuerdo de la memoria y el razonamiento perceptivo. El consumo de alcohol no se relacionó con deficiencias en estas funciones cognitivas, lo que sugiere que el cannabis podría tener más efectos a largo plazo que el alcohol.

Mayores efectos negativos en la memoria de los chicos

Más recientemente, el equipo del doctor Conrod analizó la diferencia por sexo en la respuesta al cannabis en la misma muestra de adolescentes. Los datos preliminares indican que el consumo de cannabis tuvo un mayor efecto en las funciones de memoria de los estudiantes varones que en las mujeres. Sin embargo, ambos sexos se vieron igualmente afectados por el cannabis en el control inhibitorio, unos resultados ayudan a identificar los grupos de jóvenes en riesgo y se dirigen a ellos para la intervención e información temprana.

El doctor Steven Laviolette presentó una investigación sobre el efecto del componente psicoactivo principal del cannabis, delta-9-tetrahidrocannabinol o THC, en el cerebro de los adolescentes, en modelos animales de roedores. Su equipo demostró que la exposición de los adolescentes al THC induce cambios en una región específica del cerebro llamada corteza prefrontal (PFC, por sus siglas en inglés) y en un circuito cerebral, la vía mesolímbica, que se asemeja mucho a las anomalías observadas en la esquizofrenia. Además, la exposición al THC en adolescentes también causó anormalidades afectivas y cognitivas, incluyendo déficits en las interacciones sociales, el procesamiento de la memoria y la regulación de la ansiedad.

Curiosamente, el equipo del doctor Laviolette descubrió que la administración de fármacos que restablecen la función normal de PFC en la edad adulta temprana podría revertir los efectos de la exposición al THC en adolescentes. También demostraron que la administración conjunta de THC con fármacos que previenen la interrupción inducida por THC en las vías de señalización cerebral impidieron el desarrollo de efectos similares a la esquizofrenia. Estos resultados ofrecen información sobre maneras de prevenir o revertir los defectos de señalización cerebral inducidos por THC en adolescentes.

La doctora Iris Balodis, de la Universidad de McMaster, en Canadá, investiga los mecanismos que motivan a las personas para actuar y tomar decisiones que pueden ir en contra del interés superior de una persona, como se ve en las personas que sufren de adicción. Para comparar la toma de decisiones en individuos que sufren de adicción al cannabis (también llamado trastorno por consumo de cannabis) con controles sanos, Balodis utilizó una prueba de toma de decisiones basada en el esfuerzo, que explora cuánto esfuerzo está dispuesto a hacer el individuo para recibir una dosis determinada de recompensa.

Diferencias en la codificación del valor de la recompensa

Los hallazgos iniciales sugieren que existen diferencias en la codificación del valor de la recompensa (dinero recibido) y del costo de esfuerzo (cantidad de trabajo realizado) en individuos adictos al cannabis en relación con los controles saludables. Esto se reveló mediante diferencias en la activación de regiones específicas del cerebro que se sabe que son importantes para la motivación. Esta información podría ser clave para encontrar factores de vulnerabilidad a la adicción al cannabis.

El consumo de cannabis adolescente está asociado con cambios de comportamiento relacionados con la recompensa y la motivación en los seres humanos. Paradójicamente, se ha sugerido este uso eleva la motivación para el consumo de otras drogas (la hipótesis de la puerta de entrada) y un posible “síndrome de falta de motivación” en el que las personas están menos dispuestas a hacer un esfuerzo para recibir una recompensa.

No se sabe si el consumo de cannabis en los adolescentes causa cualquiera de estas respuestas, o si el consumo de cannabis es más bien un síntoma de un estado preexistente que resulta en estos comportamientos. Para comprender mejor los efectos a largo plazo de la exposición del cannabis en adolescentes al cerebro, el doctor Jibran Khokhar, de la Universidad de Guelph, en Canadá, estudió el efecto de la exposición al THC en ratas adolescentes en su comportamiento adulto. En este estudio, la exposición al THC de los adolescentes afectó de manera diferente al aprendizaje instrumental (menor presión de palanca) y al aprendizaje de Pavlovian (aumento del seguimiento de signos).

Estas ratas también mostraron diferencias en otros comportamientos relacionados con la recompensa. Estos cambios de comportamiento fueron acompañados por cambios en la conexión entre diferentes regiones del cerebro, incluidos aquellos involucrados en la codificación de la recompensa y la motivación. Estos resultados sugieren que la exposición adolescente al cannabis en ratas puede producir cambios duraderos en los circuitos cerebrales que podrían contribuir a los cambios de comportamiento observados después de la exposición al cannabis.

En conjunto, los resultados de la investigación presentados en este simposio ayudan a descifrar los vínculos entre el consumo de cannabis y los cambios duraderos en el cerebro, que subyacen a las modificaciones en el comportamiento en humanos adolescentes.

La investigación en humanos muestra que el consumo de cannabis en adolescentes es generalizado y está asociado con defectos en la memoria de trabajo, el autocontrol y la motivación. Se obtuvieron resultados similares en estudios con animales, a través de los cuales los investigadores también pudieron probar terapias que pueden revertir los efectos del consumo de cannabis en adolescentes en la edad adulta. Estos hallazgos proporcionan claves para prevenir y tratar el efecto a largo plazo del consumo de cannabis en adolescentes.

Fuente: infosalus.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!