Descubren una mutación en mujeres que impide sentir dolor, miedo o ansiedad

El gen implicado se consideraba ‘basura genética’ hasta ahora

Nuestra genética funciona como una suerte de ‘archivo’ de gran parte de la información que codifica toda nuestra vida. Sirve, en cierto modo, como un ‘libro de instrucciones’ que le dice a cada célula qué es lo que debe hacer; así, no es de extrañar que las alteraciones en ese código puedan tener efectos de lo más asombrosos.

Una reacción en cadena

En esta línea, un equipo de investigadores del University College de Londres (UCL) ha descrito los mecanismos biológicos detrás de una rara mutación que afecta exclusivamente a mujeres y que permite a sus portadoras vivir sin dolor, curarse más rápidamente y experimentar miedo y ansiedad reducidos.

El estudio, publicado en el medio Brain, continúa el reporte del descubrimiento en 2019 del gen FAAH-OUT y especifica los mecanismos por los puede anular la expresión (la ‘materialización’) de ciertas variantes alteradas del gen FAAH y los efectos en cadena que esto tiene sobre la curación de heridas y en el estado de ánimo. Se espera que estos descubrimientos puedan servir de punto de partida para el desarrollo de fármacos y tratamientos que actúen sobre estas áreas de la salud.

Para entender cómo funciona esta mutación, es preciso tener en cuenta el modo en el que nuestro cuerpo ‘materializa’ la información contenida en los genes. En esencia, nuestro ADN proporciona a las células las ‘instrucciones’ para fabricar diferentes proteínas que, una vez liberadas en los tejidos, desencadenan diferentes procesos químicos que son la base de todos los procesos que tienen lugar en el organismo. Por medio de otra serie de mecanismos de naturaleza bioquímica, conocidos conjuntamente como epigenética, la fabricación de estas proteínas se regula (se activa o se desactiva, y se determinan las cantidades en las que se fabrican estas proteínas).

Una vida sin dolor

Así, el caso de la mujer portadora de este gen se remitió a genetistas del UCL después de que su médico se diera cuenta de que no experimentaba dolor después de varias cirugías mayores. Tras seis años de búsqueda, los autores del descubrimiento encontraron que poseía un nuevo gen, el FAAH-OUT, que en combinación con una mutación en el gen FAAH suprimía la actividad de este último.

Un aspecto destacable es que el área en el que se encuentra el gen FAAH-OUT había sido previamente considerado ‘genoma basura’: largos segmentos de ADN que aparentemente no tienen función alguna. Estos reportes, por contra, actualizan esa información ya que el gen FAAH-OUT parece mediar en la actividad del gen FAAH, implicado en un sistema hormonal del cuerpo llamado endocannabinoide y que tiene efectos considerables en áreas como el dolor, el ánimo o la memoria.

Concretamente, parece que la combinación única que posee esta paciente anula en gran medida la actividad del gen FAAH (y por tanto la producción de la proteína FAAH), afectando tanto a los procesos de curación de las heridas como a la señalización de estímulos como el dolor o de emociones como la ansiedad o el miedo. Los investigadores aclaran, no obstante, que la paciente porta alteraciones en otros muchos genes probablemente relacionados con el gen FAAH-OUT que posiblemente contribuyen a su ausencia de dolor, miedo y ansiedad.

El estudio no sólo representa una fascinante descripción de un fenotipo (un ‘conjunto de características’) genético único, sino que también alumbra mecanismos por los que nuestro cuerpo regula procesos clave tanto a nivel fisiológico como psicológico. Si es posible intervenir sobre estos mecanismos, los hallazgos pueden representar un punto de partida para nuevas alternativas terapéuticas que incidan en estos procesos.

Fuente: 20minutos.es