¿Que hace de Tesla el más innovador de los coches eléctricos?

El número uno en coches eléctricos

¿Cómo ha conseguido Tesla hacerse con el mercado mundial de los coches eléctricos y convertirse en el parámetro indiscutido de las demás compañías fabricantes de automóviles, que reconocen que las innovaciones de Tesla espolean a la competencia? Hay varias respuestas para ello.

Menos piezas: los estos coches eléctricos tienen un 80% menos de componentes que cualquier otro (solo en el tren delantero un Tesla tiene 11 piezas y un vehículo convencional más de 1000), reduciendo enormemente los costos de producción, a lo que se suma que las plantas están robotizadas y eso también es ganancia.

Mantenimiento nulo: Tesla recomienda un cambio de neumáticos cada 10.000 kilómetros recorridos, por seguridad, pero el coche en sí no requiere ningún tipo de mantenimiento específico y por tanto la empresa no tiene que fabricar filtros, correas y demás repuestos adicionales.

Durabilidad: los coches Tesla (y los eléctricos en general) funcionan a temperatura ambiente, en cambio los convencionales necesitan 500ºC para producir la combustión del motor, por eso las piezas de un Tesla duran para siempre y ante un fallo, en general éste se soluciona reiniciando el sistema, tras una llamada telefónica al departamento correspondiente.

Conexión: cada coche eléctrico de Tesla está conectado a Internet todos los días del año y cada mes, de forma automática y planificada, mientras se realiza la recarga de sus baterías, el software se actualiza.

Recarga: las estaciones públicas de Tesla proveen de recargas completamente gratuitas para sus vehículos, gracias a la red de Superchargers de la compañía (que se alimentan con fuentes de energía renovables), que ya funcionan en EEUU, Europa, China, Japón y Australia, pero que la compañía pretende expandir por el resto del mundo.

Localización: dado que casi todas las partes se fabrican en la planta de Tesla de Fremont, se eliminan las interrupciones de la línea de suministro y los sobrecostos de transporte. La mayoría de los automóviles dependen excesivamente de piezas fabricadas en Asia y frecuentemente son víctimas de los retrasos, que pueda provocar un evento climático o un problema local.

Cero contaminaciones: si bien puede ser que cuando se recarga un coche de Tesla directamente de la red eléctrica se esté consumiendo energía de fuentes no renovables (algo que es muy difícil de cuantificar), el vehículo en sí tiene cero emisiones de gases, es respetuoso con el Medio Ambiente y se construye de manera sostenible.

Fuente: innovaticias.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!