Romper un ‘umbral de carbono’ puede llevar a la extinción masiva

Las crecientes emisiones de dióxido de carbono pueden desencadenar un reflejo en el ciclo del carbono de la Tierra, con consecuencias devastadoras en forma de extinción masiva de especies.

Daniel Rothman, profesor de geofísica y codirector del Centro Lorenz en el Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del MIT, ha descubierto que cuando la velocidad a la que el dióxido de carbono ingresa en los océanos supera un cierto umbral, –ya sea como resultado de una estallido repentino o un influjo lento y constante– la Tierra puede responder con una cascada de retroalimentaciones químicas, lo que lleva a una acidificación extrema del océano que amplifica dramáticamente los efectos del disparador original.

Este reflejo global causa enormes cambios en la cantidad de carbono contenido en los océanos de la Tierra, y los geólogos pueden ver evidencia de estos cambios en las capas de sedimentos preservados durante cientos de millones de años.

Rothman examinó estos registros geológicos y observó que durante los últimos 540 millones de años, la reserva de carbono en el océano cambió bruscamente, luego se recuperó, docenas de veces de una manera similar a la naturaleza abrupta de una espina neuronal. Esta “excitación” del ciclo del carbono ocurrió más dramáticamente cerca del momento de cuatro de las cinco grandes extinciones en masa en la historia de la Tierra.

Los científicos han atribuido diversos desencadenantes a estos eventos, y han asumido que los cambios en el carbono oceánico que siguieron fueron proporcionales al desencadenante inicial; por ejemplo, cuanto más pequeño es el desencadenante, menor es la lluvia ambiental.

Pero Rothman dice que ese no es el caso. No importó lo que inicialmente causó los eventos; para aproximadamente la mitad de las interrupciones en su base de datos, una vez que se pusieron en marcha, la velocidad a la que aumentó el carbono fue esencialmente la misma. Es probable que su tasa característica sea una propiedad del ciclo del carbono en sí, no de los disparadores, ya que diferentes disparadores operarán a diferentes tasas.

¿Qué tiene todo esto que ver con nuestro clima moderno? Los océanos de hoy están absorbiendo carbono alrededor de un orden de magnitud más rápido que el peor de los casos en el registro geológico: la extinción final del Pérmico. Pero los humanos solo han estado bombeando dióxido de carbono a la atmósfera durante cientos de años, en comparación con las decenas de miles de años o más que tomaron las erupciones volcánicas u otras perturbaciones para desencadenar las grandes interrupciones ambientales del pasado. ¿Podría el aumento moderno de carbono ser demasiado breve para provocar una interrupción importante?

Según Rothman, hoy estamos “en el precipicio de la excitación”, y si ocurre, el pico resultante, como lo demuestra la acidificación de los océanos, la extinción de especies y más, es probable que sea similar a las catástrofes globales del pasado.

“Una vez que hayamos superado el umbral, la forma en que llegamos allí puede no importar”, dice Rothman en un comunicado, quien publica sus resultados esta semana en la revista PNAS. “Una vez que lo superas, estás tratando con cómo funciona la Tierra, y sigue su propio camino”.

Fuente: europapress.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!