Pugnan por crear en México un Centro de Tecnología vehicular, vital ante tratado con EU y Canadá

Asegura que con las negociaciones del T-Mec, la industria tendrá retos importantes

La creación del primer Centro Nacional de Tecnología Vehicular (CNTV) es una necesidad indispensable y estratégica para el país, consideró Julio Gómez Mancilla, fundador de laboratorio de vibraciones y rotodinámica Esime en el Instituto Politécnico Nacional.

En entrevista para EL DEBATE, el responsable de la iniciativa mencionó que esto permitiría apoyar la industria que más emplea en México, un estimado del 22 por ciento de sector manufacturero, e ingresa más divisas al país. Asimismo, indicó que permitiría el desarrollo de tecnología útil, en colaboración con países extranjeros de primer mundo, para reducir contaminación ambiental del aire por motores de combustión interna, reduciendo gastos en salud pública y privada.

Producción e impacto

El experto en desarrollo de productos innovadores relacionados con maquinaria, investigación en diseño mecánico y vibraciones estructurales explicó, además, que la creación del primer Centro Nacional de Tecnología Vehicular es estratégico respecto a la renovación del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, esto al considerar que existen en él reglas de origen que afectan a la industria automotriz. Una de ellas, dijo, es el planteamiento de aumentar el porcentaje de contenido regional, pasando del 65 por ciento al 75 por ciento.

“Por experiencia propia, le puedo decir que es muy difícil lograr desarrollar proveedores y que se haga la industria. Va a ser muy pesada de cumplir y nos va a afectar mucho”, consideró.

La otra regla de impacto del T-Mec es lo establecido respecto al salario mínimo de 16 dólares por hora para el 40 por ciento del contenido de valor laboral de los vehículos, según expuso.

No es fácil, nada fácil, en tres años que se tiene para alcanzar ese salto de integración regional

Explicó que en México se cuenta con diversas armadoras de vehículos, pero todas ellas son extranjeras; se arma, se hace el ensamble y se regresa el producto, pero no se están desarrollando tecnologías propias, consideró. Dijo que uno de los propósitos es que se realice un auto mexicano no eléctrico, puesto que aseguró que la infraestructura requerida para un auto eléctrico en México está muy lejana todavía. “Seríamos partícipes en desarrollar un [auto] híbrido enchufable que nos vinculáramos con alguna empresa armadora de autos extranjera, con una buena negociación para poder tener éxito; si lo hacemos todo nosotros, sería difícil”.

Desarrollo de iniciativa

Por el momento, el estado de Colima se ha mostrado muy interesado en ser de los primeros en la República en implementar el invento que reduce la contaminación del aire y que impulsaría el Centro Nacional de Tecnología Vehicular, esperando, dijo, que otros estados se involucren.

“La Cámara de Diputados me está apoyando para solicitar la patente y que la hagamos internacional, y también me está apoyando la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados. Es muy probable que la Secretaría de Economía me apoye, pero en su caso se hace a través de convocatorias”.

Al ser cuestionado sobre por qué en México no se ha logrado antes la creación del Centro, siendo una de las actividades de mayor movimiento económico, Julio Gómez Mancilla destacó que es el resultado de la idiosincrasia y falta de organización y de visión. Además, consideró que son muy pocos los investigadores que desarrollan tecnología automotriz, esto porque es una tecnología multidisciplinaria que involucra el conocimiento en diversas ciencias, pero desde el Centro Nacional de Tecnología Vehicular se buscaría preparar a los investigadores para ello.

Fuente: debate.com.mx

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!