Proponen un espacio demográfico seguro para salvar el elefante asiático

Científicos han propuesto un “espacio demográfico seguro” para los elefantes asiáticos, para mejorar la conservación de estos y otros animales grandes de reproducción lenta.

Las decisiones de conservación basadas en el conteo de la población pueden no proteger a los animales grandes y de reproducción lenta del deterioro irrevocable, según una nueva investigación que coincide con el Día de las Especies en Peligro de Extinción.

“Los umbrales críticos en las llamadas tasas vitales, como las tasas de mortalidad y fertilidad entre hombres y mujeres de distintas edades, pueden indicar un colapso de la población que se aproxima mucho antes de que las cifras caigan por debajo de un punto sin retorno”, dice el autor principal, Shermin de Silva, presidente y fundador de la organización benéfica de conservación de elefantes asiáticos Trunks & Leaves. “Proponemos que los esfuerzos de conservación para los elefantes asiáticos y otras megafauna de reproducción lenta estén orientados a mantener su ‘espacio demográfico seguro’: es decir, la combinación de tasas vitales clave que apoyan una tasa de crecimiento no negativa”.

Publicado en Frontiers in Ecology and Evolution, el estudio sugiere que una combinación de las tasas vitales clave que rigen el crecimiento de la población es un mejor indicador de la viabilidad de una especie que las tendencias a corto plazo en el tamaño y la distribución de la población.

“La historia lo confirma”, argumenta de Silva. “Los estudios genómicos de los últimos mamuts aislados en la isla de Wrangel, entre Rusia y Alaska, han demostrado que, aunque pudieron persistir durante miles de años más allá de la extinción de las poblaciones continentales con solo unos 300 individuos, habían acumulado numerosas mutaciones genéticas que pudieron haber contribuido eventualmente a su extinción”.

En otras palabras, las poblaciones de megafauna pueden volverse biológicamente inviables mucho antes de desaparecer, si se las empuja más allá de su “espacio demográfico seguro”.

El grupo aplicó el concepto de ‘espacio demográfico seguro’ al caso del elefante asiático. “Los elefantes asiáticos están clasificados como ‘En peligro’ en la Lista Roja de la UICN porque se cree que las poblaciones han disminuido en al menos un 50% en menos de un siglo”, explica de Silva. “Hay menos de 50,000 elefantes asiáticos salvajes que viven hoy”.

Los estudios muestran que los elefantes asiáticos salvajes se reproducen de forma extremadamente lenta, la mayoría de hembras produce solo una cría en seis años o más. Utilizando modelos matemáticos, de Silva y sus colegas descubrieron que la reproducción casi óptima y la alta supervivencia de las crías son necesarias para mantener un crecimiento poblacional no negativo frente a un aumento moderado de la mortalidad entre las hembras adultas.

El enfoque muestra una clara prioridad de conservación para los elefantes asiáticos, una especie en la que la gran mayoría no tiene colmillos.

“Las medidas para mejorar la supervivencia de las crías, y en particular de las hembras, son claves para salvar al elefante asiático”, enfatiza De Silva.

“Pero si bien la atención del mundo se ha centrado en el comercio de marfil, para las poblaciones de elefantes asiáticos en peligro crítico, la mayor amenaza es la pérdida de hábitat, seguida del comercio ilegal de animales.

“La pérdida de hábitat puede crear algo conocido como ‘deuda de extinción’ al disminuir las tasas de natalidad y aumentar las tasas de mortalidad. Para las especies de larga vida de reproducción lenta, incluso los cambios incrementales hacen una gran diferencia, pero su longevidad puede ocultar el riesgo de extinción”.

Los esfuerzos de conservación para otras especies grandes de reproducción lenta, como jirafas, rinocerontes, camellos bactrianos y gorilas orientales, también podrían beneficiarse de la modelización de la interacción entre las tasas vitales. Los datos para estas especies en el medio silvestre son una necesidad escasa pero urgente, sugieren los autores.

“En lugar de confiar en simples recuentos de población o estimaciones de la probabilidad de extinción a corto plazo, instamos a que los recursos de conservación para la megafauna de reproducción lenta también se inviertan en la identificación de los puntos de inflexión demográfica y cómo mantener las poblaciones dentro de sus espacios seguros.

“Las poblaciones de taxones de reproducción lenta necesitan una gestión proactiva mucho antes de que las cifras sean extremadamente bajas, cuando los rendimientos de la inversión son potencialmente mayores y es menos probable que las poblaciones estén en peligro de extinción”, concluye de Silva.

Fuente: europapress.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!