Noticyti
APP invdes

¿Por qué son tan mortales los virus de murciélagos?

No es coincidencia que algunos de los peores brotes de enfermedades virales de los últimos años – SARS, MERS, Ébola, Marburgo y probablemente el recién llegado coronavirus – se originaran en murciélagos.

Un nuevo estudio de la Universidad de California, Berkeley, encuentra que la feroz respuesta inmunológica de los murciélagos a los virus podría hacer que estos se repliquen más rápidamente, de modo que cuando saltan a los mamíferos con sistemas inmunológicos menos potentes, como los humanos, causan estragos mortales.

Se ha demostrado que algunos murciélagos, incluidos los que se sabe que son la fuente original de infecciones humanas, albergan sistemas inmunológicos que están perpetuamente preparados para montar defensas contra los virus. La infección viral en estos murciélagos conduce a una rápida respuesta que separa al virus de las células. Aunque esto puede proteger a los murciélagos de ser infectados con altas cargas virales, alienta a estos virus a reproducirse más rápidamente dentro del huésped antes de que se pueda montar una defensa.

Esto hace que los murciélagos sean un reservorio único de virus de rápida reproducción y altamente transmisibles. Mientras que los murciélagos pueden tolerar virus como estos, cuando estos se mueven hacia animales que carecen de un sistema inmunológico de respuesta rápida, los virus abruman rápidamente a sus nuevos huéspedes, lo que conduce a altas tasas de mortalidad.

“Algunos murciélagos son capaces de montar esta robusta respuesta antiviral, pero también de equilibrarla con una respuesta antiinflamatoria”, dijo Cara Brook, becaria postdoctoral Miller de la UC Berkeley y primera autora del estudio. “Nuestro sistema inmunológico generaría una inflamación generalizada si se intenta esta misma estrategia antiviral. Pero los murciélagos parecen ser los más indicados para evitar la amenaza de la inmunopatología”.

Los investigadores señalan que la perturbación del hábitat de los murciélagos parece estresar a los animales y hace que arrojen aún más virus en su saliva, orina y heces que pueden infectar a otros animales.

“El aumento de las amenazas ambientales para los murciélagos puede sumarse a la amenaza de la zoonosis”, dijo Brook, que trabaja con un programa de vigilancia de murciélagos financiado por DARPA (la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa de los Estados Unidos) que se está llevando a cabo actualmente en Madagascar, Bangladesh, Ghana y Australia. El proyecto, Bat One Health, explora el vínculo entre la pérdida del hábitat de los murciélagos y la propagación de sus virus a otros animales y a los seres humanos.

“La conclusión es que los murciélagos son potencialmente especiales cuando se trata de albergar virus”, dijo Mike Boots, un ecologista de enfermedades y profesor de biología integradora de la Universidad de Berkeley. “No es casualidad que muchos de estos virus provengan de murciélagos. Los murciélagos ni siquiera están tan estrechamente relacionados con nosotros, por lo que no esperaríamos que albergaran muchos virus humanos. Pero este trabajo demuestra cómo el sistema inmunológico de los murciélagos podría impulsar la virulencia que supera esto”.

El nuevo estudio de Brook, Boots y sus colegas fue publicado en la revista eLife.

Los investigadores observaron que muchos de los virus de murciélago llegan a los humanos a través de un intermediario animal. El SARS llegó a los humanos a través de la civeta de palma asiática; el MERS a través de los camellos; el Ébola a través de los gorilas y los chimpancés; el Nipah a través de los cerdos; el Hendra a través de los caballos y el Marburgo a través de los monos verdes africanos. Sin embargo, estos virus siguen siendo extremadamente virulentos y mortales al dar el salto final a los humanos.

Brook y Boots están diseñando un modelo más formal de la evolución de la enfermedad dentro de los murciélagos para entender mejor el salto del virus hacia otros animales y humanos.

“Es realmente importante entender la trayectoria de una infección para poder predecir su aparición, propagación y transmisión”, dijo Brook.

Fuente: noticiasdelaciencia.com