Nueva evidencia sugiere que la Luna sí fue formada después de un impacto gigante

La formación de la Luna ha sido uno de los procesos más investigados en la geología planetaria, tanto por su cercanía con la Tierra como por los misterios de su origen. Ahora, un nuevo estudio de meteoritos lunares ha entregado la evidencia suficiente para suponer que el satélite natural fue formado con los escombros de una importante colisión entre nuestro planeta y un objeto del tamaño de Marte hace unos 4,5 mil millones de años.

La investigación estuvo a cargo de científicos en el Observatorio de la Montaña Púrpura de la Academia de Ciencias de China, en la que se analizaron tres meteoritos obtenidos por la NASA, en los que hallaron un grado extremadamente alto de fraccionamiento isotópico de cloro, lo que es un fuerte indicio de condiciones de temperatura y energía ultra altas, todos elementos que requieren condiciones presentes en una colisión gigante entre cuerpos astronómicos.

Para Wang Ying, miembro del equipo de expertos chinos, la clave de este hallazgo está en el fraccionamiento isotópico del cloro hallado en las muestras. Resulta que se registró un proceso en el que el cloro-35, el isótopo más ligero del cloro, se evapora relativamente más que el cloro-37 del isótopo más pesado a altas temperaturas. Esto, les ayudó a confirmar que la Luna se originó a partir de un impacto astronómico.

“La hipótesis del impacto gigante ofrece interpretaciones racionales para muchas observaciones, como la velocidad de rotación de la Luna y el tamaño relativamente grande de la Luna en comparación con la Tierra”, comentó Hsu Weibiao, otro científico del observatorio.

Fuente: emol.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!