Nacidos antes de 1989 podrían tener que revacunarse contra el sarampión por culpa de los antivacunas

Estados Unidos se encuentran en medio del peor brote de sarampión desde que la enfermedad se erradicó de forma natural en el año 2000. La mayoría de las víctimas son niños que no fueron vacunados por decisión de sus padres o adultos que han optado por no vacunarse, pero ahora las personas que recibieron la vacuna contra el sarampión cuando eran niños podrían correr riesgo real, dependiendo de su edad.

A principios de este mes, los funcionarios de salud pública de Israel informaron de que una mujer israelí de 43 años había caído en un coma profundo como resultado de una infección por sarampión, una rara complicación de esta enfermedad vírica parecida a la gripe. Israel está luchando contra su propio de sarampión. Al igual que el de Estados Unidos, se debe en gran parte a la transmisión entre personas no vacunadas. La mujer era auxiliar de vuelo en una aerolínea que vuela regularmente entre Estados Unidos e Israel, por lo que pudo haberlo contraído en cualquiera de los dos países, pero ella sí estaba vacunada, aunque no en la misma medida que muchas personas lo están ahora.

Hoy en día, los niños reciben dos dosis de la vacuna combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola, o vacuna triple vírica, a partir de la edad de un año. Pero hasta la década de 1980, la gente de Estados Unidos y otros lugares solo recibía una inyección. Fue a partir de 1989, después de una serie de brotes, que los expertos en salud pública de Estados Unidos aprobaron un programa de dos dosis de la vacuna triple vírica. La vacuna triple vírica, como muchas otras, no es totalmente efectiva contra el sarampión, incluso con dos inyecciones (97%), pero es mejor que una vacuna (93% de efectividad).

Eso no significa necesariamente que todas las personas nacidas antes de 1989 deban salir inmediatamente a vacunarse de la vacuna triple vírica nuevamente. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades solo recomiendan, por ejemplo, que las personas que fueron vacunadas entre 1963 y 1967 con una vacuna de virus muertos reciban una inyección de la vacuna actual, ya que esa versión anterior no era muy efectiva. Los CDC también recomiendan que los adultos que de alguna manera aún no estén vacunados reciban por lo menos una vacuna.

Dicho esto, sí se sabe que la inmunidad contra el sarampión que proporciona la vacuna puede disminuir años o décadas más tarde, incluso en personas que han recibido dos inyecciones. Y, curiosamente, la investigación también ha demostrado que los brotes de paperas en los jóvenes pueden estar relacionados con la disminución de la inmunidad a un ritmo mucho más rápido, lo que ha llevado a que algunos científicos pidan una tercera vacuna de refuerzo a los 18 años. Por otro lado, los CDC dicen que los funcionarios de salud pública pueden recomendar un tercer refuerzo para las personas con mayor riesgo de paperas, como las que viven cerca de un brote actual.

Pero, ¿qué sucede si vives en un área que actualmente esté experimentando un brote de sarampión? Por lo que sabemos, hay pocos beneficios adicionales si te pones una tercera vacuna triple vírica solo para el sarampión. Pero si solo has recibido una vacuna triple vírica (o no conoces tu historial de vacunación), no hay ningún daño en acudir al médico y preguntarle sobre la vacuna, especialmente si vives en Estados Unidos, y específicamente en California, Michigan, Nueva Jersey, Nueva York o Washington, donde se está librando el brote actual.

En Twitter, algunas personas vacunadas, médicos incluidos, dicen que han acudido a su médico para que les analicen los niveles de anticuerpos, y en algunos casos recibieron un refuerzo si esos niveles eran particularmente bajos.

Fuente: es.gizmodo.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!