Los pobres se hacen más pobres y los ricos más ricos al crecer las ciudades, según la ciencia

La diferencia económica que existe entre la población urbana y la rural ha estado por años en el centro del debate. Ahora, con el vertiginoso aumento del proceso de urbanización a nivel mundial, los científicos han puesto el acento en las desigualdades que existen dentro de las ciudades. El estudio muestra resultados sorprendentes.

A la hora de comparar el campo con la ciudad, lo datos han arrojado que, en promedio, las personas que viven en las urbes están mejor desde el punto de vista económico. Sin embargo, este análisis no toma en consideración las diferencias que existen dentro de los centros urbanos.

«La literatura anterior ha examinado [la escala urbana] a través de una lente de homogeneidad», señala Vicky Chuqiao Yang, becaria del Instituto Santa Fe y autora de un nuevo estudio que pone el enfoque en la desigualdad.

Los resultados muestran que si bien en promedio la ganancia es mayor, esto no aplica para el ciudadano de a pie. Los investigadores se valieron de los datos de áreas municipales de EEUU y los analizaron a través de una lente de heterogeneidad.

Al dividir el conjunto de datos de los ingresos en deciles, el equipo descubrió que, a medida que las ciudades crecen, el 10% de las personas con mayores ingresos gana una porción cada vez mayor de la riqueza.

Además, los autores tomaron en cuenta el costo de vida, que suele aumentar con el crecimiento de las ciudades. Al ingresar en el estudio los precios de la vivienda, los científicos encontraron que, a medida que las ciudades crecen, los costos de la vivienda aumentan a un ritmo más rápido que los ingresos de los deciles más bajos.

Más de la mitad de los seres humanos del mundo viven actualmente en entornos urbanos y, en la próxima década, los investigadores predicen que la cantidad de megaciudades, aquellas con 10 millones de habitantes o más, se cuadriplicará, por lo que se hace imprescindible un análisis de cómo la población se verá afectada por este crecimiento.

Los nuevos resultados enfatizan que la desigualdad es principalmente un fenómeno urbano, que surge de la dinámica social subyacente «que desesperadamente necesita ser abordada», de acuerdo con Geoffrey West, otro de los coautores.

Asimismo, concluye: «aquí descubrimos que los ricos se están volviendo aún más ricos de lo que pensábamos y los pobres se están volviendo aún más pobres de lo que pensábamos».

Fuente: sputniknews.com