Llegamos a la lucha por el cobalto: su precio se cuatriplica y una tonelada cuesta 82,000 dólares

Es uno de los componentes menos importantes de un smartphone en cuanto a su cantidad, pero totalmente esencial en cuanto a su valor y precio en los distintos mercados. El cobalto se ha convertido en los últimos años en el material casi más buscado de todo el mundo, sobre todo por su uso en determinadas industrias.

¿Quién encabeza su uso (y abuso)? Dos sectores principalmente: los fabricantes de coches, sobre todo eléctricos, y los de teléfonos móviles, que han encontrado en el cobalto el material idóneo para el desarrollo de sus smartphones, aunque cada dispositivo apenas cuente con 8 gramos de esta sustancia.

Un millonario ruso tiene la segunda mayor reserva

La cosa ha llegado hasta tal punto que se ha convertido literalmente en una burbuja. A día de hoy el cobalto ha alcanzado su mayor precio histórico, de cerca de 82.000 dólares por cada tonelada. Y las previsiones no son mejores: la demanda anual de este material aumentará un 34% hasta 2026, con lo que su precio, a buen seguro, no dejará de subir.

Y en este contexto ha surgido Anthony Milewski, un inversor multimillonario ruso que acaba de hacerse con 3.000 toneladas de cobalto. No es cosa de poco: a día de hoy, Milewski posee en sus almacenes la segunda mayor reserva de cobalto de todo el mundo, solo después de China, que ocupa la indiscutible primera posición del ranking.

La razón de esta adquisición es más que evidente: ante el espectacular ascenso del precio del cobalto, que ha aumentado por cuatro su valor en el último año y medio, el millonario ruso quiere colocarse en una posición privilegiada cuando los fabricantes tengan que acudir a él para comprarle el material en cuestión.

Apple quiere su propia reserva

Y claro, si el precio no para de subir… los fabricantes empiezan a temblar y a temer que esta burbuja les acabe influyendo en su propio bolsillo. Tanto es así que, según Bloomberg, Apple está en negociaciones para comprar cobalto directamente de las minas.

La compañía de la manzana tiene una seria preocupación: la industria de la telefonía móvil acumula mucho cobalto, pero el verdadero peligro procede de los fabricantes de coches eléctricos, que son los que más lo compran. Si finalmente Apple ‘compra’ su propia mina no solo podrá tener su propio material, sino que además podría llegar a convertirse en un proveedor más que vendiese cobalto a otros fabricantes de diversas industrias.

Habrá que seguir la historia de cerca, pero una cosa queda clara: si estamos en la época dorada del cobalto, los demás gigantes tecnológicos no tardarán en unirse a Apple e intentar adquirir su propio material en los próximos años.

Fuente: tecnoxplora

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!