Las emociones positivas mejoran la salud de los estadounidenses, pero no de los japoneses

Se cree que las emociones positivas afectan la salud y a la predisposición a diversas enfermedades, pero los efectos sobre la salud física son diferentes para las personas de diferentes culturas. Un grupo de científicos, que investigaron la relación entre el estado emocional y el riesgo de enfermedades cardiovasculares, en ciudadanos de Japón y Estados Unidos, llegaron a tal conclusión. En su investigación, publicada en la revista Psychological Science, aseguran que las emociones positivas son buenas para la salud de los estadounidenses, pero no para los japoneses.

Las personas de diversas culturas valoran de manera diferente estos estímulos: si en la cultura occidental se considera como ideal alcanzar emociones positivas, en los países asiáticos este no es el objetivo principal de la gente. En consecuencia, vale la pena considerar la correlación entre bienestar emocional y bienestar físico fuera de las características culturales. Cabe resaltar que en la mayoría de estos estudios participan representantes de la cultura occidental.

Los autores de este nuevo informe recopilaron datos sobre el estado emocional y la predisposición a la enfermedad cardiovascular en los residentes de (1017 y 374 personas, respectivamente), cuya promedio de edad fue de 55 años. Los participantes fueron sometidos a un interrogatorio para determinar su estado emocional, durante el cual tuvieron que determinar con qué frecuencia han experimentado emociones positivas (por ejemplo satisfacción, orgullo o plenitud de la vida), en los últimos 30 días. Y el estado emocional general se evaluó en una escala del 1 al 5. Para identificar el riesgo de enfermedad cardiovascular, los investigadores revisaron los niveles de lípidos en la sangre de los participantes. También se recogieron datos del índice de masa corporal, información sobre consumo de alcohol y tabaco, nutrición, educación e historia de enfermedades cardiovasculares.

Los resultados mostraron que el nivel del estado emocional de los estadounidenses se asoció con cambios en los niveles de lípidos en la sangre. Sin embargo, en los japoneses no se observó esta tendencia: los cambios en los índices del estado emocional no afectaron el nivel de lípidos. Los investigadores descubrieron, además, que el índice de masa corporal, junto con el estado emocional, también afectaron el nivel de lípidos en la sangre.

Según los científicos, estos resultados indican que las emociones positivas no pueden asociarse con la salud, sin tener en cuenta las características culturales de las personas. En el futuro, los autores planean ampliar la muestra de participantes.

Fuente: N+1

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!