Hallan más evidencia de la relación entre el zika y complicaciones más allá de la microcefalia

Un equipo de Brasil estudió a 11 bebés con zika diagnosticado e identificó una variedad de alteraciones neurológicas, más allá de la microcefalia, que es la reducción anormal de la cabeza y el cerebro.

El virus del Zika que transmite el mosquito Aedes aegypti puede causar varias malformaciones congénitas, más allá de la microcefalia, que es la reducción anormal de la cabeza y el cerebro.

Un equipo de Brasil estudió a 11 bebés con zika diagnosticado e identificó una variedad de alteraciones neurológicas, como la reducción del cráneo y el cerebro, el subdesarrollo del cerebelo, que gobierna las habilidades motrices, y la ausencia de los pliegues normales del cortex cerebral, la materia gris que maneja la memoria, el lenguaje, las habilidades sociales y la capacidad de resolver problemas.

El autor principal, doctor Amilcar Tanuri, investigador del Laboratorio de Virología Molecular de la Universidad Federal de Río de Janeiro, consideró que habría que considerar el zika como una enfermedad viral congénita, como la rubeola o el citomegalovirus, un tipo común de herpes.

La Organización Mundial de la Salud informó que hay por lo menos 59 países y territorios con casos desde la aparición en Brasil del virus que se diseminó por el resto de América en el 2015.

En Estados Unidos y sus territorios hay más de 25.000 casos de zika, incluidos más de 2.300 en embarazadas. La mayoría está en Puerto Rico y hay un brote activo en Miami.

Diez de las 11 madres incluidas en el estudio de Paraiba, un estado del noreste de Brasil, habían tenido síntomas de la infección en la primera mitad del embarazo, según publica el equipo en JAMA Neurology. En todos los casos, se confirmó la enfermedad durante la gestación, lo que ocurrió entre octubre del 2015 y febrero del 2016.

Se halló el virus del Zika en muestras de líquido amniótico, placenta, sangre de cordón y tejidos neonatales post mortem, porque tres de los 11 bebés murieron dentro de las 48 horas posteriores al parto y dos madres autorizaron las autopsias. Esas muertes equivalen a una mortalidad perinatal del 27 por ciento. Al resto de los bebés se los controló durante seis meses.

El equipo evaluó otras causas de microcefalia, como los trastornos genéticos y las infecciones, con resultados negativos. El genoma del zika apareció en los tejidos de las madres y los bebés.

Los resultados sugieren que la microcefalia ocurre por varias lesiones cerebrales que causa el virus. Por eso, los autores proponen que los casos se describan como «síndrome de zika congénito», en lugar de microcefalia solamente, ya que es apenas un signo del síndrome.

El investigador Raymond Roos, del Centro Médico de la Universidad de Chicago y autor de un editorial sobre el estudio, explicó que las células nerviosas cerebrales migran tempranamente en la vida para crear varias regiones críticas del cerebro, como la corteza y el cerebelo.

«La infección por el virus del Zika en el feto altera esa migración, lo que provoca varias anormalidades del desarrollo del cerebro, como la microcefalia», dijo Roos.

Fuente: scientificamerican.com