Gran Telescopio Milimétrico de México se acerca al ‘día cero’

Encargados del ‘Alfonso Serrano’ prevén que el 31 de agosto se acabe por completo el financiamiento que se les otorgó en 2018

El Gran Telescopio Milimétrico (GTM) ‘Alfonso Serrano’ de México se acerca cada vez más al temido ‘día cero’, pues se está quedando sin los pesos suficientes para continuar sus operaciones.

Sería hacia el 31 de agosto próximo, tal como lo expusieron en un par de cartas las autoridades a cargo del instrumento ubicado en la cima del Volcán Sierra Negra, en Puebla, cuando finalmente se agote el recurso obtenido por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) en 2018.

“Este financiamiento que se otorgó en octubre de 2018, antes de que saliera la Administración anterior, pues se ha tenido que ir extendiendo y adaptando a las necesidades del telescopio”, relató en entrevista José Luis Hernández Rebollar, encargado de la Gerencia Técnica del GTM y miembro del INAOE.

“Originalmente era un financiamiento de 36 meses, pero se tuvo que ir adaptando para poder cumplir con los compromisos de nómina, principalmente. Durante todo este tiempo tuvimos que utilizar el recurso del 18, y estirarlo hasta donde se pudiera (…) Pero ya no se puede estirar más”, agregó el ingeniero.

Fueron 150 millones de pesos proyectados en un inicio para usarse 50 millones por año, lo cual de entrada ya parecía quedarse corto dadas las necesidades del radiotelescopio de plato único más grande del mundo, considerado una de las iniciativas científicas más importantes del país.

50 mdp anuales no son suficientes para el Gran Telescopio Milimétrico ‘Alfonso Serrano’

“Para que el telescopio opere necesita alrededor de 90 millones de pesos anuales. La actual administración dice que con 60 millones (basta)”, señaló al medio nacional Reforma el doctor en Informática Leopoldo Altamirano Robles, extitular del INAOE.

“Es una cantidad importante, sobre todo si uno considera el consumo de energía mensual del telescopio, pues el pago anda por los 300 mil pesos”, explicó Altamirano.

De cara a esa insuficiencia presupuestaria, Hernández Rebollar explica que fue necesario combinar los recursos del fondo conseguido en 2018 con el propio presupuesto del INAOE, Centro Público de Investigación de Conahcyt del cual depende el radiotelescopio inaugurado en 2006.

“Por eso pudimos extender (el dinero) hasta donde lo hemos podido hacer. De otra forma, no hubiéramos podido; hace 3 años hubiéramos tenido que hacer otra solicitud de presupuesto. Si el Instituto tuviera que dedicar su PEF (Presupuesto de Egresos de la Federación) para los gastos completos del GTM, no podría”, remarca el ingeniero.

Enfilados hacia el ‘día cero’, la comunidad del GTM apela a que se incremente el presupuesto del INAOE, para lo cual incluso ya se han acercado con la diputada María Eugenia Hernández, de la Comisión de Ciencia y Tecnología en San Lázaro.

“En caso de que no se pueda dar el incremento, pues entonces la gestión paralela es (conseguir) otro financiamiento por un tiempo finito de alguno de los programas de apoyo que tenga el Conahcyt que todavía tenga dinero”, comentó Hernández Rebollar.

Fuente: sipse.com