El rinoceronte negro se encamina hacia la extinción

 

Una nueva estrategia de conservación debe adoptarse para salvar a los rinocerontes negros de la extinción, ya que ha menguado su diversidad genética debido principalmente a la caza y la pérdida de hábitat en los dos últimos siglos, según señala un estudio realizado por científicos de la Universidad de Cardiff (Reino Unido).

Estos investigadores han comparado por primera vez los genes de todas las poblaciones vivas y las extintas de rinocerontes negros (Diceros bicornis), y han encontrado una disminución masiva en la diversidad genética, puesto que 44 de los 64 linajes genéticos de esta especie ya no existen.

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, indica que el futuro del rinoceronte negro es “sombrío” a menos que sea una prioridad la conservación de las poblaciones genéticamente distintas.

“Nuestros hallazgos revelan que la caza y la pérdida de hábitat han reducido radicalmente el potencial evolutivo del rinoceronte negro durante los últimos 200 años. La magnitud de esta pérdida en la diversidad genética realmente nos sorprendió, no esperábamos que fuera tan intensa”, apunta Mike Bruford, profesor de la Escuela de Biociencias de la Universidad de Cardiff.

Bruford indica que la disminución en la diversidad genética amenaza con comprometer su potencial de adaptación en el futuro “a medida que el clima y el paisaje africano cambian debido al aumento de la presión del hombre”.

“Los nuevos datos genéticos que hemos recopilado nos permitirán identificar poblaciones de prioridad para la conservación, lo que nos da una mejor oportunidad para prevenir la especie de la extinción total”, apostilla.

Los investigadores utilizaron ADN extraído de una combinación de muestras de tejido y fecales de animales silvestres y piel en muestras de museo. Secuenciaron el ADN del genoma mitocondrial materno y utilizaron perfiles clásicos para medir la diversidad genética en poblaciones pasadas y presentes, y compararon los perfiles y las secuencias genéticas en diferentes regiones de África.

Su siguiente paso fue secuenciar el genoma del rinoceronte negro para ver cómo la pérdida de diversidad genética es probable que afecte a las poblaciones a través de todos sus genes, algo vital dada la actual epidemia de caza furtiva y el hecho de que algunas poblaciones están siendo más objetivo de la actividad cinegética que otras.

Solo en cinco países

El rinoceronte negro ha sido cazado hasta la extinción en muchas partes de África y ahora sólo sobrevive en cinco países: Kenia, Namibia, Sudáfrica, Tanzania y Zimbabue.

Los investigadores indican que la caza furtiva amenaza la recuperación de esta especie porque la demanda del cuerno de rinoceronte ha alcanzado un nivel sin precedentes y está “en constante aumento”.

Fuente: rtve.es / servimedia

 

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!