El agotamiento del ozono impulsa el calentamiento en el Hemisferio sur

El aumento de radiación solar que penetra la capa de ozono dañada está interactuando con el clima cambiante, y las consecuencias se están propagando a través de los sistemas naturales de la Tierra.

Estos hallazgos se recogen en un artículo de revisión publicado en ‘Nature Sustainability’ por miembros del Panel de Evaluación de los Efectos Ambientales del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que informa a las partes del Protocolo de Montreal.

“Lo que estamos viendo es que los cambios en el ozono han modificado los patrones de temperatura y precipitación en el hemisferio sur, y eso está alterando dónde están las algas en el océano, lo que a su vez está altera dónde están los peces, las morsas y las focas, por lo que estamos viendo muchos cambios en la red alimenticia”, advierte Kevin Rose, investigador del Instituto Politécnico Rensselaer, la primera universidad de investigación tecnológica de Estados Unidos, que trabaja en el panel y es coautor del artículo.

El Protocolo de Montreal de 1987 sobre sustancias que agotan la capa de ozono, el primer acuerdo ambiental multilateral ratificado por todas las naciones miembros de las Naciones Unidas, fue diseñado para proteger el filtro principal de la Tierra para la radiación ultravioleta solar al eliminar la producción de sustancias nocivas provocadas por el hombre, como los refrigerantes clorofluorocarbonos.

El tratado se ha considerado en gran parte como un éxito, ya que se proyecta que la media global del ozono se recuperará a niveles anteriores a 1980 para mediados del siglo XXI. Sin embargo, a principios de este año, los investigadores informaron haber detectado nuevas emisiones de sustancias que destruyen la capa de ozono procedentes del este de Asia, lo que podría amenazar la recuperación esperada.

Si bien desde hace tiempo se sabe que la destrucción de la capa de ozono aumenta la radiación UV dañina en la superficie de la Tierra, su efecto sobre el clima se ha hecho evidente recientemente. El nuevo informe apunta al hemisferio sur, donde un agujero en la capa de ozono sobre la Antártida ha empujado la Oscilación Antártica, el movimiento de norte a sur de un cinturón de viento que rodea el hemisferio sur, más al sur de lo que ha estado en aproximadamente mil años. El movimiento de la Oscilación Antártica, a su vez, contribuye directamente al cambio climático en el hemisferio sur.

A medida que las zonas climáticas se han desplazado hacia el sur, los patrones de lluvia, las temperaturas de la superficie del mar y las corrientes oceánicas en grandes áreas del hemisferio sur también han cambiado, afectando a los ecosistemas terrestres y acuáticos. Los efectos se pueden ver en Australia, Nueva Zelanda, la Antártida, América del Sur, África y el Océano Austral.

En los océanos, por ejemplo, algunas áreas se han vuelto más frías y productivas, mientras que otras áreas se han vuelto más cálidas y menos productivas.

Los océanos más cálidos están vinculados a la disminución en los lechos de algas marinas de Tasmania y los arrecifes de coral de Brasil, y los ecosistemas que dependen de ellos. Las aguas más frías, por su parte, han beneficiado a algunas poblaciones de pingüinos, aves marinas y focas, que cuentan con mayores poblaciones de krill y peces. Un estudio informa que las albatros femeninas pueden haberse vuelto un kilogramo más pesadas en ciertas áreas debido a las aguas más frías más productivas relacionadas con la destrucción de la capa de ozono.

Rose también destaca los bucles de retroalimentación más sutiles entre el clima y la radiación UV descritos en el informe. Por ejemplo, las concentraciones más altas de dióxido de carbono han llevado a océanos más ácidos, lo que reduce el grosor de las conchas calcificadas, lo que hace que los mariscos sean más vulnerables a la radiación UV. Incluso los humanos, añade, es probable que usen ropa más liviana en una atmósfera más cálida, haciéndose más susceptibles a dañar los rayos UV.

El informe encontró que el cambio climático también puede estar afectando la capa de ozono y la rapidez con la que ésta se está recuperando. “Las emisiones de gases de efecto invernadero atrapan más calor en la atmósfera inferior, lo que conduce a un enfriamiento de la atmósfera superior. Las temperaturas más frías en la atmósfera superior están desacelerando la recuperación de la capa de ozono”, explica Rose.

Fuente: europapress.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!