“Derecho al olvido”: Google gana una batalla legal y no tendrá que eliminar los enlaces en todo el mundo

Es un gran triunfo legal para Google.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que Google no tiene que aplicar a nivel mundial el llamado “derecho al olvido” por el que los internautas pueden solicitarle al buscador que borre contenidos que les afecten negativamente.

Significa que la empresa solo está obligada a eliminar los enlaces relacionados en sus resultados de búsqueda dentro Europa, y no en otros lugares del mundo, si tú o cualquier otro usuario se lo solicita.

El fallo surge de una disputa entre Google y la Comisión Nacional de Informática y de las Libertades (CNIL, por sus siglas en inglés), un organismo independiente de Francia cuya misión es garantizar que la ley de privacidad se aplique a la recopilación, almacenamiento y uso de datos personales.

En 2015, la CNIL ordenó a Google que eliminaraen todo el mundo la lista de resultados de búsqueda que contuviera información dañina o falsa sobre una persona.

Al año siguiente, Google introdujo una función de bloqueo geográfico que impide que los usuarios europeos puedan ver los enlaces de la lista de búsqueda.

¿Por qué no fuera de Europa?

El gigante tecnológico se resistió a censurar los resultados de búsqueda fuera de Europa por lo que la CNIL pidió que a Google se le impusiera una multa de US$ 109.901.

De acuerdo al fallo del Tribunal de Justicia de la UE, actualmente no existe ninguna obligación bajo la ley de la Unión Europea para que un operador de motor de búsqueda, en este caso Google, conceda una solicitud de derecho al olvido hecha por un interesado en todas las versiones de su motor de búsqueda.

Google había argumentado que la obligación de aplicar el llamado derecho al olvido a nivel global podría ser utilizada por gobiernos autoritarios para intentar encubrir abusos de los derechos humanos fuera de Europa.

“Desde 2014 hemos trabajado arduamente para implementar el derecho al olvido en Europa y lograr un equilibrio razonable entre los derechos de acceso a la información y la privacidad de las personas. Es bueno ver que el tribunal estuvo de acuerdo con nuestros argumentos”, dijo la firma en un comunicado tras el fallo del tribunal europeo.

Google recibió el apoyo de Microsoft, el propietario de Wikipedia, la Fundación Wikimedia, el Comité de Reporteros sin fines de lucro para la Libertad de Prensa y el grupo de campaña de libertad de expresión del Reino Unido, Artículo 19, entre otros.

Ha habido mucho interés en el caso, ya que, si la decisión hubiera sido contraria, podría haber sido visto como un intento por parte de Europa de controlar a un gigante tecnológico estadounidense más allá de las fronteras de la Unión Europea.

Aquellos que querían leer el fallo completo se frustraron una hora después de su publicación porque el sitio web del Tribunal de Justicia de la Unión Europea se bloqueó.

El Tribunal también emitió un segundo fallo, de acuerdo al cual los links no tienen que ser eliminados automáticamente solo porque contienen información sobre la vida sexual de una persona o una condena penal.

En cambio, dictaminó que ese tipo de información podría mantenerse donde fuera “estrictamente necesario” para preservar los derechos de libertad de información de las personas.

Sin embargo, indicó que dichos resultados deberían quedar bien abajo en las listas de resultados de búsqueda.

“La obligación de degradar los resultados de búsqueda en algunos casos es particularmente interesante como un ejemplo de cómo la Justicia interviene directamente en los algoritmos utilizados por las grandes compañías tecnológicas”, comentó Peter Church de la firma de abogados Linklaters.

Resultados con geolocalización bloqueada

Google aplica el derecho al olvido desde mayo de 2014, cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó por primera vez que, en algunas circunstancias, los ciudadanos europeos podrían obligar a las empresas de búsqueda a eliminar las páginas web con información confidencial sobre ellas a partir de consultas realizadas con sus nombres.

La idea era ocultar información confidencial, como el hecho de que una persona cometió un delito o tuvo una relación extramatrimonial, si los detalles se consideraban “inadecuados, irrelevantes o ya no son relevantes o excesivos”.

Google ha dicho que desde entonces ha recibido más de 845.000 solicitudes para eliminar un total de 3,3 millones de direcciones web, y que aproximadamente el 45% de los enlaces se han eliminado del motor de búsqueda.

Esto implica eliminar los resultados de sus sitios europeos, como Google.fr, Google.co.uk y Google.de, así como restringir los resultados de sus otros sitios, como Google.com, si detecta que se está realizando una búsqueda llevado a cabo desde dentro de Europa.

Sin embargo, esto significa que los usuarios aún pueden eludir la acción si usan una red privada virtual (VPN) u otra herramienta para enmascarar su ubicación.

En particular, el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dijo que las eliminaciones deben “ir acompañadas de medidas que efectivamente eviten o, al menos, desalienten seriamente a un usuario de internet” de poder acceder a los resultados desde uno de los sitios de Google fuera de la Unión Europea.

Los sitios de noticias, incluida la BBC, están exentos de la regla, pero pueden encontrar que los enlaces a algunos de sus artículos antiguos ya no aparecen en Google u otros motores de búsqueda.

Fuente: BBC

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!