¿Cómo se alertaría al mundo si un meteorito se dirige a la Tierra? Este es el protocolo oficial

La humanidad está preparada para la posibilidad de que un gran meteorito impacte contra la Tierra. La ONU tiene un plan oficial que debe seguirse para localizar, comunicar y mitigar la amenaza

En cualquier momento un asteroide de tamaño considerable podría impactar la Tierra y perturbar la tranquilidad de los seres humanos, causar daños graves en localidades e incluso desencadenar catástrofes a nivel global. La humanidad está preparada para dicha posibilidad y cuenta con un protocolo oficial para localizar, comunicar, anunciar y mitigar la amenaza.

Existe un organismo internacional centralizado que facilita el debate y el consenso en torno a este tipo de eventos con el potencial de alterar el planeta. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) alberga la Oficina para Asuntos del Espacio Ultraterrestre (UNOOSA), que, si bien está destinada a promover la cooperación entre naciones en el uso y la exploración pacífica del espacio, también puede actuar como un centro de coordinación internacional en situaciones de emergencia.

Además, existen redes de apoyo transfronterizas diseñadas para compartir información en casos de alerta por objetos procedentes del espacio exterior. Un grupo de trabajo de la ONU propuso la consolidación de la Red Internacional de Alerta de Asteroides (IAWN, por sus siglas en inglés). Se trata de una red virtual actualmente operativa de instituciones encargadas de descubrir, vigilar y caracterizar físicamente los objetos potencialmente peligrosos que se acercan a la Tierra.

La primera declaración de la IAWN, firmada en 2014, incluyó observatorios e instituciones espaciales de Europa, China, Colombia, Croacia, México, República de Corea, Rusia, Estados Unidos y Gran Bretaña. Según lo acordado en el acta, los participantes deben actuar coordinadamente monitoreando el cielo y alertando con anticipación sobre un posible impacto en el planeta.

¿Cómo se informará un impacto significativo?

Un considerable número de naciones actualmente investigan el cielo en busca de posibles impactos de meteoritos. Si alguna de ellas confirma la trayectoria de un impacto, debe anunciarlo según los protocolos establecidos por la red IAWN. De acuerdo con un documento de la ONU, si el objeto mide más de 50 metros y la probabilidad de impacto es superior al 1%, se deberán evaluar las opciones de mitigación y los planes de implementación con los estados miembros.

“El objetivo es proteger el ecosistema global, a los seres humanos y sus propiedades en la Tierra, así como la civilización de la humanidad, de los efectos devastadores de un impacto de asteroide”, explica el informe.

La NASA no es la única institución encargada de rastrear rocas espaciales, pero es una de las más importantes. La agencia espacial incluso ha creado la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria, que utiliza telescopios en la Tierra y en el espacio para determinar los niveles de riesgo de los meteoritos. Si la NASA es la primera en detectar un objeto, debe alertar a la IAWN para que otras agencias puedan confirmar la presencia del probable asteroide.

Cada país decide como comunicar la noticia

No existe un ‘teléfono rojo’ entre naciones y la NASA para discutir un posible impacto, afirma Lindley Johnson, el actual jefe de la Oficina de Coordinación Planetaria. Existen procedimientos formales para notificar impactos graves y lugares donde se discutirán los planes de acción, explicó el ejecutivo en una entrevista para Business Insider.

Una vez identificado el meteorito y su trayectoria de colisión, el país afectado deberá evaluar la mejor manera de comunicar la situación a su población. Es importante aclarar que el protocolo de la UNOOSA no contempla la retención de información para mantener la calma en las personas. Aunque la caída de un meteorito no implica la extinción de una nación ni la destrucción del planeta, son las pequeñas localidades las que resultan más sensibles ante una colisión espacial. La información oportuna será fundamental para mantener a salvo a los habitantes de una región afectada.

La NASA informa que, si un asteroide se dirige hacia Estados Unidos, primero lo comunica a la red internacional y luego envía la información al gobierno. Las autoridades de su país decidirán la mejor forma de comunicar el impacto. Si la amenaza es mundial, entonces el anuncio será internacional y oficial en la ONU.

El plan contra el asteroide

Gracias a la red IAWN, la mayoría de los asteroides son identificados antes de representar un riesgo inmediato para la Tierra. Por lo general, es preferible identificar los posibles impactos con años de anticipación para tener un mejor margen de maniobra.

Existen planes para enfrentar asteroides potencialmente peligrosos. Todos se basan en la idea de desviar su trayectoria con proyectiles cinéticos o bien, frenarlos lo suficiente como para que la Tierra pueda esquivar la amenaza por sí sola. La NASA puede contribuir en las acciones contra la amenaza, pero no es la única agencia que intervendrá.

La ONU también consideró la creación del Grupo Asesor de Planificación de Misiones Espaciales (SMPAG), que vincula las agencias espaciales de los Estados miembros. El grupo asesor será el responsable de presentar misiones de referencia, hojas de ruta tecnológicas e investigación que lleven a la mitigación de la amenaza.

Fuente: es.wired.com